Ricardo Rodríguez, uno de los mejores pilotos en la historia del automovilismo

Por Gabriel Covelli

Hoy, dos de noviembre, todavía con la satisfacción que nos dejó el Gran Premio de México, recordamos con un cierto sentimiento de nostalgia la ausencia de nuestro gran piloto Ricardo Rodríguez, a 55 años de su muerte.

Ricardo Rodríguez De la Vega, a 55 años de su muerte (Fotos de archivo).

El viernes dos de noviembre de 1962, Ricardo fue enterrado en el Panteón Francés de Legaria, atestado de dolientes por la fecha del Día de Muertos y ante la presencia de muchísima gente entre familiares, políticos, medios de comunicación, amigos, fanáticos y  personalidades del mundo deportivo automovilístico.

Ricardo falleció instantáneamente el jueves primero, al sufrir un accidente en la curva peraltada del Autódromo de la Magdalena Mixhuca, ahora Autódromo Hermanos Rodríguez, cuando su Lotus-Climax 24 chasis número 941, marcado con el número 1, se estrelló contra la barrera lanzando al joven piloto fuera de la cabina.

Ricardo en el Ferrari F1 156, motor Ferrari V6 1,500 cc. 

A Ricardo, antes de su prematura muerte, ya se le consideraba como el más grande piloto de su tiempo dejando una gran incógnita, hasta donde hubiera llegado con más años de experiencia y desarrollo, no en balde se le conoció como el “Mozart del automovilismo”, dicho por un destacado periodista internacional del momento.

Ricardo Rodríguez murió a los 20 años y 269 días.

¿Y por qué decimos que ha sido uno de los más grandes pilotos de la historia del automovilismo?

Cuando Lance Stroll, al arrancar en el segundo puesto de salida en el pasado GP de Italia, se convierte en el piloto más joven -18 años y 308 días- de lograrlo. Esto nos hizo recordar a Ricardo Rodríguez que fue el primer piloto más joven -19 años y 205 días- en ocupar, igual que el canadiense, el segundo lugar en la parrilla de salida del Gran Premio de Italia de 1961. De hecho entre los dos pilotos está Max Verstappen que marcó el segundo registró para colocarse en la primera línea de arranque en el Gran Premio de Bélgica de 2016, a los 18 años y 332 días.

Ricardo, concentrado, a los 18 años de edad, antes de salir a la carrera.

Sin embargo, hay que considerar varios datos importantes: Ricardo Rodríguez marcó el segundo tiempo a bordo del Ferrari 156 que manejó, en esa carrera, por primera vez un Fórmula Uno. Ferrari inscribió cinco monoplazas modelo 156, dos con el motor V6 a 120º, de 1.5 litros y 200 bhp a 10,000 rpm y tres con el motor V6 a 65º, de 1.5 litros y 180 bhp a 9,500 rpm. Los dos primeros fueron asignados al alemán Wolfgang Von Trips y al estadounidense Richie Ginther. De los tres últimos, dos estaban asignados al estadounidense Phil Hill y al italiano Giancarlo Baghetti. El quinto estaba destinado como repuesto (muleto), las reglas lo permitían por si hubiera algún accidente o descompostura de alguno de los autos titulares en las practicas y/o clasificaciones. Lógicamente ese monoplaza F 156 fue el “patito feo” y se utilizó para que el joven novato, el mexicano Ricardo Rodríguez, iniciara su experiencia en un auto de F1, prácticas que se abrían para todos los jóvenes debutantes, al terminar el sábado las clasificaciones para el Gran Premio.

La sorpresa fue, que el mejor tiempo registrado por Ricardo solo fue una décima de segundo más lento que el de Von Trips con el cual el alemán capturó la primera posición de partida para ese Gran Premio de Italia de 1961. De tal manera que Enzo Ferrari (que pocas veces estuvo presente en los Grandes Premios) fue con los directivos para pedir que permitieran al piloto mexicano participar en la carrera.

Los Hermanos Rodríguez: Pedro y Ricardo.

Desafortunadamente, en la segunda vuelta se enllantaron el Ferrari 156 de Von Trips y el Lotus 21-Climax de Jim Clark con el funesto resultado de la muerte del piloto alemán y catorce espectadores.  Ricardo Rodríguez abandonó por problemas en la bomba de combustible de su motor, en la vuelta 14 de 43, cuando disputaba el liderato de la prueba contra Phil Hill y Richie Ginther

El Gran Premio fue ganado por Phil Hill y con ello el amargo Campeonato Mundial de Pilotos de F1 de 1961.

Ojalá que muchos jóvenes lean esta breve narrativa de Ricardo Rodríguez, gran orgullo mexicano que trascendió las fronteras y fue reconocido mundialmente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Léa también

F1 17 GP México.– Pronosticado: Verstappen impone; Hamilton cuatricampeón

Por Gabriel Covelli y César Roy Ocotla El joven holandés Max Verstappen ganó el Gran …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *