Los autos usados, su estructura, y la venta de refacciones (y talleres) en México

Es indudable que, con el aumento constante al precio de los automóviles nuevos, la venta de usados se disparará próximamente. Pero hay que conocer la estructura del mercado, y cómo trabaja el mantenimiento automotriz, sus refacciones y la atención al cliente.

Atrás de un buen auto usado está un mantenimiento adecuado (Fotos de archivo).

De un mercado en resistencia, la venta de autos usados y de refacciones para su mantenimiento, estarán cobrando mayor interés en los próximos meses ante una devaluación del peso del 38%, un dólar a casi a 20 pesos y un precio creciente de los vehículos automotores, así como el incremento en las tasas de interés.

Por ello, Al Volante presenta un breve esquema de cómo trabaja en México el mercado de los autos usados y cómo el del mercado de repuestos automotrices en refaccionarias y tiendas de autoservicio.

La reparación pasa por el análisis del mercado de refacciones, desde los mayoristas nacionales y extranjeros, hasta el mercado del menudeo y la visita a los talleres mecánicos independientes. Y, del lado del consumidor, desde aquellos años del “Hágalo usted mismo” hasta visitar agencias para que les otorguen el mantenimiento por garantía.

Venta de autos usados

El mercado de autos usados en México pasa por: 1. Venta entre particulares, 2. Venta de los “coyotes”, 3. Las agencias de autos nuevos y su área de “seminuevos”, 4. Lotes de asociación y tianguis, 5. Los coches siniestrados de aseguradoras y 6. El mercado digital.

Si un asesor mecánico le acompaña a hacer la compra, no es mala idea.

La venta entre particulares se da desde la recomendación entre ellos sobre un auto en buena condición mecánica. Es el mejor método de venta, pero difícil de encontrar tanta oferta a la mano; no hay tantos recomendados. En cambio, el interesado en adquirir un auto usado utiliza los avisos de ocasión de algunos diarios impresos, pero mucho más los portales de Internet que ofertan fotos, características generales y precio de unidades y que veremos más adelante. Es la honradez de quien vende, la que priva en la relación con la que compra.

La venta de los “coyotes” son maniobras que hacen personas físicas que se dedican a vender autos todo su tiempo. Actúan como “particulares” pero en realidad tienen una flota que va de uno a 30 autos para vender. Estos “coyotes” operan utilizando los medios y las redes para promocionar sus autos. Generalmente evaden impuestos y tasan los precios de sus unidades, casi siempre en malas condiciones, al libre arbedrío. No hay garantía y usted no puede reclamar o recibir la devolución de su dinero si la unidad no está en las condiciones en que, verbalmente, se la ofertaron.

Las agencias de marca tienen un área de autos “seminuevos”. Generalmente otorgan una póliza de garantía de 60 días para que el posible comprador evalúe la unidad y reclame. Fuera de ese plazo, la agencia no se hace responsable y en muchos casos, hacen omisión de dicha póliza. Los autos recibidos a la venta o consignación, no son reparados generalmente, sino son vendidos como están. Sólo se les da una lavada de motor y de carrocería y se exhiben. En la compra de una unidad usada en la agencia, castigan el precio haciendo perder entre 15 a 25 mil pesos del precio comercial al que vende, y también al que re-compra la unidad. O sea, cuando usted ofrece un auto usado a la agencia, esta le castiga el precio para adquirírselo y cuando la agencia lo revende, lo hace con un precio muy caro. Estas agencias se valen de un “libro negro” donde vienen precios aproximados de las unidades.

Existen grandes centros de distribución de refacciones.

Los lotes privados que exhiben logos como de ANCA, lamentablemente son negocios que, generalmente, se han prestado al lavado de dinero, en su mayoría. Poco importa el negocio de compra-venta. Y los precios y las garantías no son regulados por ninguna dependencia oficial. Son negocios que, de ninguna manera, recomendamos. Los tianguis callejeros son espacios públicos donde los responsables de los mismos solo cobran por el ingreso de autos y cada “particular” (generalmente un lugar lleno de “coyotes”) hacen sus operaciones. Allí hay de todo, desde coches robados, autos sin factura original, tráfico ilegal de unidades y demás. Tampoco recomendable.

Los coches siniestrados de alguna aseguradora son unidades chocadas que son rematadas a particulares o “coyotes”. Estos dan una ligera reparación a la unidad, que se vea bien en apariencia (aunque por dentro la unidad pueda estar hasta “descuadrada”) y se venden sin garantía y sin forma de reclamo. Este mercado tiene auge porque una camioneta usada cuyo precio comercial es de 175 mil pesos, ellos la dan en 150 mil y eso es muy atractivo para el cliente, sin saber lo que hay detrás de la unidad, un choque y una unidad que no va a rodar bien.

El mercado digital está teniendo mucho éxito porque los jóvenes lo utilizan para buscar unidades. No hay garantía del centro emisor de la oferta, llámese Mercado Libre u otras nomenclaturas. Y ahora se pueden bajar las aplicaciones en los teléfonos inteligentes para conocer más la unidad y hacer citas por teléfono.

Las reparaciones en agencia o en talleres independientes.

El mercado de repuestos

El mercado de repuestos se divide en: 1. Refaccionarias menudeo y mayoreo, 2. Franquicias extranjeras o nacionales de autoservicio, 3. Mercado negro y deshuesaderos, 4. Refacciones de marca y 5. Mercado digital.

Las refaccionarias de menudeo, “la refaccionaria de la esquina” es un pequeño negocio que en general se dedican a vender repuestos especializados por marca. Existen miles en el país y, desgraciadamente, no trabajan institucionalmente. Las de mayoreo son grandes empresas establecidas en el país que se especializan por grupos de marcas de autopartes, existiendo una red de distribución de las propias marcas de componentes automotrices. Los grupos nacionales son unos 10 de importancia y de allí otros que son medianos y la cadena de marca que llegan a tener hasta 50 ó 100 distribuidores.

Las franquicias extranjeras han llegado a México para establecer negocios como Autozone, es decir, grandes almacenes con una gran área de estacionamiento y donde el consumidor o el mecánico llega a abastecerse con una forma de tipo auto-servicio, incluso con el carrito para atenderse. También se generan pedidos a mayoreo para las pequeñas refaccionarias “de la esquina”. Los grandes grupos nacionales de mayoreo han establecido algunos centros de ventas de este tipo, para enfrentar a los extranjeros. Existen centros comerciales dedicados a las piezas automotrices, como por ejemplo en Puebla y otras grandes ciudades del país.

El mercado negro de autopartes es aquel que importa partes para auto de origen extranjero, chino, vietnamita, coreano… y que llega al menudeo con menores precios pero con mercancía de mala calidad que no corresponde a la pieza original del auto, lo que daña la reparación del auto. Frenos de mala calidad que van a durar la mitad de la vida útil de aquellos de marcas reconocidas. Y está el mercado del deshuesadero, partes de carrocería, motor, accesorios, donde se pueden encontrar piezas de colisión u otras a mucho menor precio. Casi siempre trabajan sin factura.

Las agencias de marca cuentan con un departamento de refacciones donde se encuentran las piezas originales del auto. Aunque aumentan sus precios entre 15 y hasta 55% arriba de los precios del mercado independiente, en algunas ocasiones más vale comprar la refacción con ellos, para garantizar la durabilidad de la pieza.

El mercado digital de autopartes es nuevo. Se pueden encontrar en la Internet algunos de estos establecimientos que venden por catálogo y con entrega a domicilio. Habrá que tener cuidado de la seriedad y confiabilidad del negocio. Conocer sus antecedentes e, incluso, visitarlos físicamente para cerciorarse de su existencia.

Un buen mantenimiento del auto representa la compra de un buen auto usado.

Los talleres

Los talleres son: 1. Talleres de marca y 2. Talleres independientes.

Los talleres de marca son aquellas áreas de servicio ubicadas dentro de las agencias automotrices de marca. Han mantenido un flujo de asistencia constante ya que el público se ve forzado a llevar su auto para no perder la garantía. En cuanto vence la garantía, muchos clientes optan por conseguir talleres independientes que cobran mucho menos los servicios.

Los talleres independientes son la mayoría de establecimientos de todos tamaños en el país. Institucionalmente no están organizados, salvo algunas “asociaciones” o “confederaciones” que no representan al total de sitios de atención al cliente. Los destacados llevan años dando un servicio profesional y ético, y que son los que hay que buscar y conseguir. Hasta los que engañan vilmente al consumidor con servicios no hechos a la unidad, refacciones no cambiadas, engaños, deshonestidad en general. Algunos buenos talleres dan garantía de sus reparaciones. Hay que buscarlos. Generalmente la recomendación de boca en boca es la que hace de su conocimiento.

Los hogares que fuera de su casa, en la calle, reparan los autos, son un rubro no considerado aquí, al no cumplir con los lineamientos legales de existencia ni ofrecer garantía, protección y seguridad de los autos recibidos.

Léa también

Ventas Jun 18 Méx.– La industria baja y baja; sector muy preocupado por la situación

La cara del doctor Solís, presidente de la AMIA, lo decía todo. Están sumamente preocupados …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *