Ford de México, de la “limpieza interna” a la falta de brújula en 2017

Ford Motor Company de México cerrará el 2017 como el peor año para la empresa estadounidense, luego de la crisis económica del 2008 que golpeó a Estados Unidos y al país. Ni el cese reciente de tres altos directivos ha saneado a esta fábrica que perderá en tres años 1.0% de su participación de mercado, pasando de una venta anual de 99,269 unidades en 2016 a menos de 80,000 para el presente año, según el estimado.

Planta de Ford en Cuautitlán, Estado de México, donde se produce aún el Fiesta (Fotos de Al Volante y archivo).

Negar una crisis al interior de la segunda empresa automotriz estadounidense, que llegó a México en 1925 pero cuya primera planta se inauguró en 1964, es imposible. El paso del argentino Gabriel López por la presidencia y dirección general de Ford de México pasará a la historia como el más difícil de los últimos 10 años, desde 2008 en que se vivió una crisis de la industria en Estados Unidos pero que impactó a las ventas en territorio nacional.

López llegó a Ford de México en agosto de 2010, recibiendo del mexicano Eduardo Serrano una empresa ubicada en el cuarto lugar de ventas de automóviles, tan sólo atrás de General Motors, Nissan y Volkswagen. Hoy, la marca del óvalo azul, tras siete años de la batuta del argentino, en sus ventas de enero a octubre de este año está en el octavo sitio, atrás de marcas como FIAT Chrysler, Toyota, Honda y KIA.

Gabriel López; ¿Inamovible?

En los últimos tres años la empresa fundada por Henry Ford ha pasado de sus ventas de 87,523 autos y camionetas de 2015 en México, con un crecimiento anual del 10.7% y quinto lugar en su participación del mercado con el 6.5%, a un acumulado de 10 meses del 2017 de 67,236 unidades, con una caída del 14.5% y cayendo al octavo lugar con un 5.5% del pastel automotriz. Un punto abajo que ha representado 20 mil unidades  menos y 25 distribuidores perdidos.

Este medio ha entrevistado varias veces a Gerardo López, quien no se cansa de decir que la marca no busca volumen sino hacer buen negocio con sus distribuidores. Pero estos tampoco ya están contentos con esa visión.

Cancelación de la planta en SLP y “limpia” interna

Cuando Donald Trump fue electo presidente de Estados Unidos, en noviembre de 2016, Ford fue una de las empresas automotrices que dobló las manos ante las presiones del inestable mandatario para que la inversión de la industria se concentrara en el vecino país y no fuera de él. Fue así que la firma azul canceló su proyecto de inversión en México de 1,500 millones de dólares en un nuevo complejo que se establecería en el estado de San Luis Potosí, cuando ya se habían edificado los pilares metálicos de la nueva fábrica.

Algunos distribuidores Ford se han ido a KIA porque ven buen negocio y crecimiento.

Pocos saben que, a raíz del bloqueo a la inversión en México donde se produciría el compacto Focus, varios directivos de Ford violaron la Carta C3 que es un documento que se firma para evitar conflicto de intereses. Teniendo esos personajes información privilegiada sobre el montaje de la nueva planta, se dieron a la tarea de adquirir terrenos aledaños a la fábrica para venderlos a proveedores de autopartes y para multifamiliares. La operación fue descubierta por la empresa a raíz de las demandas de los afectados que, de un día para otro, vieron perdida su inversión. Esa “limpia” costó el empleo a tres altos directivos de las oficinas en Santa Fe, Ciudad de México.

La protesta de 25 distribuidores

Saldado el oscuro caso de los cesados en Ford, vino la protesta de un grupo de distribuidores de la marca que exigían que Gabriel López corrigiera los errores cometidos para perder cuatro lugares en el mercado automotriz mexicano. La noticia llegó a las oficinas en Dearborn, Michigan, Estados Unidos. Pero, según un distribuidor entrevistado, el ejecutivo sudamericano goza del apoyo del mismísimo William Clay Ford.

La planta de Cuautitlán dejará de producir el Fiesta el año entrante.

Fracasado el intento de sublevación a bordo, los distribuidores revoltosos se vieron obligados a quitar el logotipo azul y reabrir con emblemas surcoreanos de Hyundai, KIA y aún de la japonesa Toyota. Dicha emigración fue otro golpe a la forma de dirigir la empresa de Gabriel López.

2018 finaliza producción del Fiesta en Cuautitlán

Como si esto no fuera suficiente para la firma de Santa Fe, la corporación en Estados Unidos ha ordenado que la producción del subcompacto Fiesta cese para el año entrante, 2018. En el papel, porque con Donald Trump todo puede acabarse, la planta del Estado de México se dedicará a fabricar el crossover C-Max, que ha dejado de producirse en Wayne, Michigan.

Ford C-Max,  ¿mexicano en 2019?

Ford pierde la brújula… no sólo en México

Los golpes a la empresa no solo vienen de adentro con la “limpia” de directivos, no solo de agencias que cerraron como Ford y abrieron como KIA, entre otras marcas, sino también de miles de sus clientes que dejaron de ver en la destacada firma de 114 años de edad, una marca de prestigio.

Miles de clientes de Ford se han quejado de la calidad a la baja de las unidades adquiridas. El caso más sonado fue el de las cajas robotizadas Powershift con defectos como calentamiento y descompostura, sin que la empresa cumpla con el código de ética de cubrir las fallas de orígen y obligue a sus compradores a pagar por un cambio de piezas insuficiente, pues luego los mismos males han vuelto a sus autos como Figo, Ecosport, Fiesta y Focus. Miles de protestas han encontrado en la Procuraduría Federal del Consumidor oídos sordos, sin saber qué hacer.

Como dijo un destacado “cochero” del sector: “El cliente no olvida y no perdona. Ford en México está pagando la factura. Pero, lo peor, es que no tiene visión hacia dónde va. Y eso no sólo ocurre aquí; viene desde la sede en Estados Unidos. Desgraciadamente, Ford ha dejado de ser la gran empresa que fue apenas hace 15 años atrás”.

Y va más allá: “No veo más, en 2022, una planta de Ford en Cuautitlán”.

William Clay Ford: ¿Lo que diga el presidente?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Léa también

Ventas Méx Nov. 17– Caen consagradas: GM -22.3%, Ford -21.4% y FIAT Chrysler -18.6%

Las ventas de automóviles en noviembre, en México, no son alagüeñas para todos. Las tres …

2 Comentarios

  1. La nueva ecopsort 2018, ya no trae la transmisión powershift, ahora trae una de 6 velocidades igual a la utilizadas en escape o fusion. Al parecer aprendieron después de 6 años de fallas. Y habrá 2 motores uno para las manuales de 115hp de 3 cilindros, y otro de 165 hp en las automáticas. En motores creo que Ford si hace buenas innovaciones como los ecoboost

  2. Muy triste, este año subieron mucho los precios de los coches, y ahora cada vez mas buscamos coches de batalla, porque sabemos que para la mayoría no nos será posible cambiarlo en un buen rato, esto lo van a aprovechar las marcas míticas en el país como VW y Nissan, y no esta mal, es malo que nos sigan vendiendo coches arcaicos como jetta 2.0, pero vamos a ser sinceros, si bien gasta mucha gasolina y aceite, sabemos que repararlo lo hace cualquier mecánico de la esquina y son muy aguantadores y sus refacciones baratas, esta cañón pero este es el momento que tenemos en el mercado mexicano.

    Personalmente me gustan mucho los Ford, tuve un focus SEL 2012 nuevo y estaba encantado pero lo tuve que vender por la transmisión powershift, en ese entonces el interés que me dio ford a 5 años fue del 5.8%!!!, ahora mismo tengo un otra vez un focus 2014 austero estándar para evitar el problema de caja porque me gusta mucho y tenemos en la familia también una Hyundai Tucson aqui el interes fue de 13.9% en el 2015, la calidad es por mucho mejor en el focus, la Tucson es la Limited, y aun así tiene mejores plásticos el focus (tal vez porque este 2014 lo trajeron de alemania), el ABS en el hyundai hace mucho ruido cuando entra en funcionamiento y se siente que algo se fuea a tronar, y con 60 mil kilometros la Tucson ya hace algunos ruidos de plásticos en el interior, el focus con 87 mil Kilómetros aun esta bastante bien conservado.

    A lo que voy es que yo no siento que sean coches malos, la transmision powershift es una basura, si pusieran la transmision selectshift que ponen en Explorer o en la Escape tal vez su fama no hubiera caido tan bajo, pero es muy cierto, los que tuvimos problemas con esa transmision en la vida volveremos a comprar un coche automático de ford, y con equipamiento tan bueno que trae huyndai y kia, a precio competitivo pues nos saltamos los pequeños detalles que menciono de la tucson.

    Ojalá no cierren la planta, pero habemos muchos mexicanos que estamos enojados con la decisión de Ford a raiz de las amenazas de Trump, muchos dicen que ya no compremos nada de ford, pero pues ahi trabajan muchos Mexicanos, es difícil, pero si esto se pone peor ni modo, creo que seré de la idea de que en efecto compremos solo coches (y todo) hechos en México, hay bastantes muy buenos de varias marcas y asi tal vez esta planta de Cuautitlan no muera y la use algún otro fabricante para que se conserven esos empleos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *