Concurso de Elegancia.– ¿Cómo acabar con un gran evento?

Es verdaderamente triste ver cómo lo que fue un gran evento automovilístico en México, el Concurso de Elegancia para Autos de Colección, año con año va a la baja tanto en participación de marcas como en el número de asistentes. Desorganización e improvisación demuestran cómo se puede terminar con un gran proyecto de automóviles en nuestro país.

Pasaron los días de gloria para el Concurso de Elegancia en Huixquilucan (Fotos de archivo).

Luego de ser protagonistas, durante 17 años, en la dirección de medios del Concurso, somos testigos cómo año con año, y desde hace dos lustros, se ha mermado, disminuido, reducido el valor de un evento que llegó a considerarse el mejor foro de exhibición de autos de colección y de la industria automotriz.

¿Qué ha ido terminando con este gran proyecto?

Podemos decir que el agotamiento de la instancia organizadora, que no es directamente el Club Jaguar, sino la promotora. En aras de la ganancia desmedida, esta impulsora ha cambiado diversos cuadros que fueron valiosos para la organización del Concurso. La avaricia por incrementar los atributos económicos que aporta el evento, ciegan el propósito mismo de la sobrevivencia de la exposición al aire libre. Se ha tenido la “brillante” idea de incorporar a los nuevos cuadros de los jóvenes herederos, sin conocimiento, sin experiencia, sin la necesaria honradez para un sector serio como es el automotriz., el cual exige la mayor rectitud y la transparencia en lo que se hace.

Años de auge del Concurso de Elegancia.

Adiós dijeron grandes marcas como Mercedes-Benz que efectuaba el mejor desfile de modas del país. Se quejaron por la falta de seriedad del promotor empresas como BMW que presentaba la mejor carpa de hospitalidad a sus clientes y a los visitantes, que entonces sí eran más de 20 mil y cuya cifra ahora es inflada para bien de los patrocinios.

Recientemente, tres marcas sufrieron la desorganización, falta de atención de los organizadores para con su imagen, sus necesidades, sus accesos al evento por parte de su personal nvolucrado.

En los últimos 10 años han desfilado por allí el Grupo Volkswagen de México (con sus marcas, SEAT, VW, Audi y Porsche), el Grupo FIAT Chrysler Automobiles, de reciente retiro con sus marcas Chrysler, Dodge, Jeep, Mopar, Ram, FIAT, Mitsubishi y Alfa Romeo; Nissan Mexicana, Renault México, Honda de México, Mazda de México, General Motors de México… prácticamente toda la industria automotriz.

Tristes 30 años

El año pasado el Concurso de Elegancia cumplió 30 años. La “ceremonia” de festejo fue un pastel ante unas 30 personas, principalmente, algunos representantes de los medios que fueron convocados. Ese evento de hace un año, dio cuenta de cómo está la estructura del evento.

El descuido de la prensa es tal que no todos reciben la invitación al evento. El desayuno de prensa fue un desastre. Se dejaron de presentar a varios protagonistas importantes del evento, las marcas que pagan y hacen posible el Concurso. Eso determinó que un grupo del sector se haya retirado este año.

La edición 31 solo contará con la participación de cinco marcas que directamente pagarán su presencia. Y otras más invitadas. En los 25 años se tenían 18 emblemas de la industria. Nótese la diferencia.

Un evento que no hay que dejar morir.

El año pasado, una de las empresas emblemáticas del Concurso se quejó amargamente de los sinsabores de año con año. “Llegamos y nuestro personal no podía ingresar por falta de brazalete, pero el organizador brillaba por su ausencia a esa hora y nuestros colaboradores tuvieron que esperar cerca de una hora para lograr ingresar. La carpa que nos montaron no logró el objetivo de calidad porque los organizadores minaron el propósito de nuestro abastecedor de servicios. El servicio de café y bebidas no logró ingresar sino hasta 40 minutos después porque el organizador no dio la cara, no me contestaba el celular, y delegó las máximas responsabilidades a terceros, personal sin experiencia, sin una mística de servicio. Así no se puede. Pagamos una cantidad muy grande de dinero para recibir ese trato. Verdaderamente estamos muy cansados de que año con año sucedan estas cosas. Estamos aquí por indicaciones superiores, pero ya no es posible soportar esta situación. No es posible tanta desorganización…”.

Retomar el camino

En el medio es ampliamente reconocida la labor que el Club Jaguar hace por un evento importante para el sector, como es el Concurso de Elegancia que ellos avalan, que les es propio. Pero la parte promotora ha descuidado su trabajo, ha despreciado a las marcas; le ha ganado su propósito personal de enriquecimiento rápido, desatendiendo a las áreas de ventas, de difusión, de estrategia y logística que un evento de este tamaño exige.

Un evento como este deja dinero, pero exige que se atiendan áreas estratégicas para su crecimiento y consolidación, que la inversión continúe y no se detenga.

El Club Jaguar tiene la palabra.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Léa también

Ventas Oct Méx.– Toyota empata a FIAT Chrysler, KIA rebasa a Honda; Ford, atrás

Los tres grupos de las ventas de la industria, de enero a octubre, están liderados …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *