AL VOLANTE, CRONICA

México, 19 de septiembre de 1985: Cómo viví ese día

75 Comentarios 19 septiembre 2007

El 19 de septiembre de 1985 me alistaba para ir a la Universidad, la ENEP Acatlán en Naucalpan, donde estudié la carrera de Periodismo y Comunicacion Colectiva.

A las 7.19 de la mañana mi madre comenzó a avisarnos que estaba temblando. Yo bajé de mi cuarto y me acerqué a ella y a mis hermanas que todavía no se iban a la escuela también. Las calmé y nunca me imaginé que el sismo había sido tan fuerte.

Esto quedó del Hotel Regis.

Esto quedó del Hotel Regis.

Bajé a la planta baja para ver si mis otros familiares estaban bien. Compartíamos una gran casa de la gran familia con la individualidad de cada quien.

A los 10 minutos comencé a oir las sirenas de ambulancias y patrullas que corrían por la calzada Vallejo, al Norte de la gran ciudad: “Temblor de 8.1 grados en la escala de Richter”.

Ese hulular no se iba a dejar de escuchar durante todo el día y parte de la noche, hasta que alguien dio la orden que las sirenas se asilenciaran porque causaban mayor pánico entre la gente.

Cuando subí al coche prendí el radio y hasta entonces me di cuenta de la magnitud del temblor.

El Hotel Regis de avenida Juárez se había desplomado al igual que uno de los edificios de Tlatelolco y cientos de casas del Centro Histórico y de la Roma Sur.

Por la avenida Cuitláhuac no había luz y los semáforos no funcionaban. El caos apenas comenzaba. Los trolebuses no funcionaban y la gente comenzó a pedir “raid”. Yo llevé a las personas que me pedían aventón diciéndoles que iba hacia Camarones. En la glorieta se bajaron unos, pero subieron otros.

La radio daba cuenta. Televicentro desplomado, cientos de casas de la Roma a punto de derrumbarse.

Jacobo Zabludowsky transmitiendo desde la calle a bordo de su Mercedes. Un Pepe Cárdenas poniéndose su chaleco que normalmente utilizan los fotógrafos gráficos para guardar los rollos de las cámaras y todo lo que necesitan, y preguntando a la gente herida: “¿Cómo se siente?” –claro, de esto me enteré mucho después cuando vi el resumen de la noche–. Noche que por cierto fue a veces de tinieblas porque la luz sufría cortes esporádicos.

Me dediqué entonces a sintonizar Radio ABC Internacional, estación en la que mi hermano y yo teníamos un espacio desde 1980 dedicado a los autos: Motor M. A. 7-60 se llamaba el programa.

En la ENEP Acatlán, montada en pleno cerro, sobre roca, había poca gente e incluso los que llegaron temprano no sintieron el sismo en las instalaciones de la escuela.

Pero ese día no hubo actividades.

Entonces me salí de la escuela y me dirigía a mi trabajo de jefe de redacción en el periódico México Automotriz, en Valle Ceylán, Estado de México, cuando por la radio escuché al gran maestro del micrófono Jorge Manuel Hernández haciendo un llamado para que todos los reporteros y colaboradores de Radio ABC se reportaran a la estación para prestar servicio social en un día que era crítico ya para esas horas, las 10 de la mañana.

Estaba al aire el programa de Tere Vale de noticias pero Jorge Manuel Hernández, que tenía su programa nocturno de las cero horas a las seis de la mañana, coordinaba la ayuda, daba mensajes porque muchas casas se quedaron sin teléfono y sin luz. Se trabajaba en ese momento en bien de la comunidad y la radio cumplía, por lo menos la ABC, con un servicio verdaderamente social, como es su obligación (parece que hoy lo han olvidado).

Llegué a México Automotriz y le dije a mi hermano Rogelio que teníamos que hacer algo para ayudar. Todo el personal del periódico se abocó a ello.

Luego de una pequeña junta en la oficina de Rogelio, se decidió hacer acopio de alimentos, agua, cobertores y medicinas por la zona de Ceylán.

La camioneta de reparto de periódico se usó para subir alimentos que donaron los buenos vecinos de Valle Ceylán.

El panadero español de La Covadonga regaló 100 bolillos para las tortas que llevaríamos a los voluntarios apostados en Tlatelolco y el Centro Histórico y que a las 12 horas no habían probado bocado.

Se llevaron en la camioneta de México Automotriz ,a la que nos obligaron a ponerle una cartulina blanca con una cruz roja, 100 tortas, botellas de agua, bolsas de frijol, arroz, leche enlatada y todo lo que se pudo juntar, además de algunas docenas de cobertores.

Hice mi reporte en vivo para Radio ABC y en ese momento recibí “órdenes” de Jorge Manuel de trasladarme al Deportivo 18 de Marzo para saber qué se necesitaba.

Desde allí transmití por el teléfono público que estaba a las afueras del deportivo. Allí hacía falta de todo porque se encontraban más de 200 personas que no habían desayunado porque el sismo los agarró en ayunas.

Luego me trasladé a la Basílica de Guadalupe, la antigua. La gente estaba sobre el suelo con frío, pidiendo agua o comida. Había gente trastornada por el sismo, gente que no creía lo que había sucedido.

Pero donde me dí cuenta de la real magnitud del sismo fue cuando me pidieron me trasladara a Tlatelolco. Cuando vi el edificio Chihuahua hecho como un sandwich y el olor de la muerte, supe que México había sido tocado en sus entrañas por el fenómeno telúrico.

Me inyectaron una vacuna contra el tétanos y me pusieron un cubreboca para ingresar. Mi tarea fue reporteril pero también me aboqué a repartir tortas entre los soldados y policías que no habían desayunado ni comido aún.

La muerte pasó a mi lado. Y el llanto, y la desesperación de los cientos de habitantes que se habían quedado en cinco minutos sin casa. Era un real ambiente de guerra, de una ciudad bombardeada. Gente moviéndose por todos lados, perros buscando sobrevivientes, oficiales dando órdenes, policías dando contraórdenes, un poco el caos.

Mi reporte a Radio ABC ya fue con la garganta cerrada. Era una dósis de sufrimiento que había recibido y no estaba en condiciones de narrar los acontecimientos.

Jorge Manuel entendió y me dijo que me reportara más tarde.

La tarde se hizo noche. El manto de la muerte hecha noche cayó sobre la Gran Tenochtitlan. Quetzalcóatl, el gran Dios, había desatado su furia contra sus reinados.

El espacio de Motor M. A. 7-60 desde luego fue cedido para que la ABC cumpliera con la labor que toda radio y medio debe cumplir: la de servir a la sociedad.

Días después fui a ver lo que quedó del Hotel Regis, cuyo lobby recuerda a La Taberna del Greco por donde desfilaron decenas de figuras del ambiente artístico mexicano y donde un par de veces anduve por ahí.

La sociedad rebasó a la instancia gubernamental. Pero eso no importó en ese momento.

Luego nos enteramos que el gobierno corrupto de siempre intentó maquillar las cifras de muertos, desaparecidos, desvanecidos.

¿Para qué? Para qué ocultar lo que todo el mundo supo. La ciudad cayó como el Águila de nuestra cultura mexica.

Y luego el mala gente del regente poniendo en las patrullas “México está de pie”. Caray, hasta dónde llega la demagogia de aquel priísmo autoritario y bruto (creo que sigue siendo igual).

Me fui a la cama pero no dormí. Ya se había dado la réplica por la noche y todos estábamos con el alma en un hilo. ¿Los dioses descargarían toda su furia para hacer renacer el fuego nuevo?

Vaya mi pensamiento hoy hacia ese acontecimiento que fue tragedia nacional.

Por los miles de muertos de esa mañana indeseable del 19 de septiembre. Por nuestros caídos y por nosotros que también nos sentimos caídos. ¿Acaso ya nos levantamos?

César Roy Ocotla
19 de septiembre de 2007.

Share on Facebook39Tweet about this on Twitter5Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

En este articulo hay:

75 Comentarios

  1. sol dice:

    lo lograron.qué pena.

  2. Mariana Martínez dice:

    En ese entonces yo tenía cinco años, y aunque era muy pequeña lo recuerdo bien, el primer sismo ocurrido en la mañana pasó un poco desapercibido, recuerdo a mi mamá abrazando a mi hermano y a mí mientras desayunabamos, incluso después nos llevó a la escuela, en donde le dijeron que no habría clase, regresamos a la casa y como no tenía con quien dejarnos tuvo que faltar al trabajo, recuerdo que prendió la tele y fué entonces cuando se dio cuenta de la magnitud de lo ocurrido, toda la tarde lloró y no dejó de llamarle a quien podía para verificar que estaban bien… a mi todo esto me pareció tan raro que por eso lo recuerdo bien.
    La noche siguiente durante la replica fue peor, ya con el psique inundado de miedo y después de ver el poder de destrucción la gente se aterrorizó, incluyendo a mi mamá que en cuanto comenzó a sentir el movimiento se tiró al suelo de rodillas y comenzó a rezar, mi hermano y yo lloramos al ver esa escena, no recuerdo el movimiento, ni cuanto duró, pero jamás olvidaré los ojos de terror de mi madre y como nos abrazó con tal fuerza que hasta el día de hoy, ya con la tecnología de la alarma sísmica me retumba el cuerpo y me provoca un terror que no siento con nada más, todos los que vivimos ese dia, chicos o grandes quedamos con una cicatriz de ese día gris.

  3. paty martinez dice:

    Por favor tomemos precauciones porque ayer 17 de agosto de 2014 cayó una granizada tremenda… al igual que una semana antes del sismo del 85.
    Mi familia no me creia que esto sucedio antes del sismo pero que bueno que ahora ya tengo mas fuentes para demostrar que si fue verdad.

  4. RAFAEL ANTONIO dice:

    EN ESE ENTONCES TENIA 41 AÑOS DE EDAD, Y RECUERDO QUE EL DIA ANTERIOR COMO A LAS 13 HORAS SE DESATO UN VENTERRON IMPREVISTO Y UN CAMBIO DE CLIMA REPENTINO CON NUBARRONES NO LE DI DEMASIADA IMPORTANCIA PERO ME SOBREVINO UN
    MAREO DURANTE EL RESTO DEL DIA; ME ACOSTE TARDE
    Y MAS O MENOS COMO A LAS CUATRO DE LA MADRUGADA
    SENTI UN MOVIMIENTO QUE ME DESPERTO, ASI QUE YA NO PUDE SEGUIR DURMIENDO; A LA HORA DEL SIS-
    MO ESTABA SENTADO EN EL EXCUSADO, ME PUSE UN PEDAZO DE PAPEL EN EL ANO Y SALI CORRIENDO DEL BAÑO HASTA LA CALLE DONDE YA SE ENCONTRABA MI MADRE. EL TELEFONO NO FUNCIONABA; AL DIA SIGUIENTE CON LA REPLICA
    TODOS EVACUARON LA CASA MENOS YO Y SENTI MAS MIEDO QUE CON EL TEMBLOR DEL DIA ANTERIOR
    SENTIA QUE LA CASA SE CAIA, Y MUCHOS VECINOS
    SALIERON CORRIENDO HACIA EL CAMELLON DE LA AVENIDA PLUTARCO ELIAS CALLES, EN LA COLONIA ZACAHUITZCO DONDE AUN RESIDO, CON AYUDA DE UNA CARTA ENVIADA POR EL CANDIDATO DEL PRI
    A DIPUTADO POR MI DISTRITO PUDE ACCEDER A LA ZONA DE DESASTRE DONDE SE ENCONTRABA EL HOTEL
    REGIS Y DE AHI AL HOSPITAL JUAREZ DONDE EL PERSONAL MEDICO ME COMUNICO QUE MI PRESENCIA
    NO ERA NECESARIA, PERO PERMANECI AL ENSEÑARLES COMO DESBLOQUEAR LAS LINEAS TELEFONICAS, ESTO ES MARCANDO DOS CEROS ANTES DE COMUNICARSE A ALGUN NUMERO Y AHI PERMANECI TODA LA NOCHE, COORDINANDO LAS LABORES DE RESCATE: ESTE ES MI HUMILDE TESTIMONIO, UN ABRAZO MUY FUERTE A TODOS LOS RESCATISTAS QUE DIERON SU MEJOR ESFUERZO..!

  5. Hilda Castro dice:

    COINCIDENCIAS EXTRAÑAS QUE A DIOS GRACIAS MANTUVIERON A MI FAMILIA UNIDA.

    ESA MANANA, ME PREPARABA PARA PARTIR A LA SECUNDARIA, TENIA 11 AÑOS Y DESDE LA VENTANA DE MI CASA SE VEIA EL EDIFICIO DE LA SECUNDARIA, SUBITAMENTE ESCUCHE EL GRITO DE MI MADRE: ESTA TEMBLANDO¡ MIS HERMANAS Y YO SALIMOS CORRIENDO AL JARDIN Y DESDE AHI ALCANZAMOS VER COMO LA SECUNDARIA CAIA.

    ES CURIOSO, PERO NORMALMENTE A ESA HORA TODOS LOS MIEMBROS DE MI FAMILIA NO TENDRIAN QUE HABER ESTADO EN CASA, MI HERMANA MAYOR ESTUDIABA EN ZACATENCO Y SIEMPRE FUE UNA ESTUDIANTE INTACHABLE, NUNCA HABIA FALTADO A CLASES PERO ESA MAÑANA, SENCILLAMENTE NO TUVO GANAS Y DECIDIO QUEDARSE EN CASA, ENTRADA LA DINAMICA DE LA PEREZA. MI MAMA INSISTIO A MIS OTRAS DOS HERMANAS NO IR A LA ESCUELA (MUY RARO YA QUE MI MAMA NO TOLERABA AUSENCIAS EN LA ESCUELA) LAS OTRAS DOS ESTUDIABAN EN LA NORMAL DE MAESTROS Y TENIAN CLASE TEMPRANO PERO ESE DIA, CONVENCIDAS POR MI MAMA NO TOMARON EL METRO QUE LAS OBLIGABA A PASAR POR PINO SUAREZ. COMO TODOS ESTABAN EN CASA, EL DESAYUNO FUE LARGO, ASI QUE NORMALMENTE YO TENDRIA QUE HABER ESTADO EN EL PATIO DE LA SECUNDARIA PERO .. ESE DIA EXTRAÑAMENTE SE ME HIZO TARDE. Y AUN ESTABA EN CASA A LA HORA DEL TERREMOTO.
    ES CURIOSO, LAS MAMAS TIENEN ESE SENTIDO EXTRAÑO Y PESE A SU SEVERIDAD EN LO QUE HACE A LA ESCUELA ESE DIA NOS MANTUVO EN CASA. Y POR SEGUNDA OCASION NOS DIO LA VIDA.

  6. Antonio Gritón dice:

    Muy buen relato, felicidades.

    • Alexa Alvarez dice:

      Que puedo decir, siempre me he interesado por relatos de este suceso, no puedo saber cuál fue el sentimiento que sintieron todos pues este año cumplo 18 :), Aunque como dije desde pequeña me interese por el tema y les contare la anécdota de mi familia, una disculpa por los datos si llegan a ser inexactos pero pues esto me lo contaron de pequeña y es lo que mi memoria abarca ^-^.

      Anécdota Abuelita:

      Mi abuelita estaba en su casa (Xochimilco) bueno en esos entonces mi bisabuelita aún vivía y ese 19 de Septiembre tenía una cita en centro médico ya que ella padecía de cáncer, su cita era a las 7 de la mañana verán que con el temblor como cualquier persona mi abuelita se preocupo mucho por ella, aún embarazada salió en busca de mi bisabuelita cruzó casi toda la ciudad y al llegar a centro médico me contó que no la dejaron pasar, se paso el resto del día buscando pero no la encontró al regresar a la casa se quedo esperando y en ese lapso de ansiedad por esperar a que mi bisabuelita regresara una vecina fue a la casa, preocupada a la señora contó que su hija de 18 o 17 años se encontraba en un conalep que había colapsado, pero aún seguían con vida; dada entre las 10 y 11 de la noche mi bisabuelita regresó, en estado de shock y con una cara pálida; mi abuelita le pregunto que había pasado ella contó que llegó tarde a su cita por culpa de transporte público y que al estar en la entrada el edificio se derrumbo ante sus ojos y que aún siendo grande no importo y todo el día estuvo ayudando (desconozco la edad que tenía ^^) ella ayudo en el área de pediatría encontró muchos cadáveres principalmente bebés pero también encontró muchos sobrevivientes y la mayoría eran recién nacidos; también me contó que había personas dando comida a quien se encontraban una bolsita de torta y jugo o algo así y que la gente en realidad ayudo por todas partes.

      Es lo que se y de la señora amiga de mi abuelita pues desconozco el plantel del conalep pero se que estaban vivos todos lo que estaban ahí pero no podían sacarlos terminando su vida después de estar una semana sepultados.

      A los que perdieron su vida espero estén en un mejor lugar y pues esta es la anécdota que conozco ^^ ya que no la viví

    • ANGELICA dice:

      Me encantaría entrevistarlo con respecto a estos lamentables sucesos, sin embargo no he podido contactarlo mas que por este medio.

      La entrevista sería para radio y televisión.
      Quedo a la espera.
      Gracias.

  7. ruben dice:

    Bueno amigos, lo que les puedo platicar sobre la historia que me toco vivir en ese día del Terremoto, puede ser muy parecida a las que muchos cuentan aquí, pero cada una tiene algo que hace que nos demos cuenta que ese día significo y cambio la vida de muchos para siempre.
    Si me lo permiten, se las contaré:
    En ese entonces yo tenía 12 años, vivía con cuatro Primos, mi Tío y mi Abuela en un edificio que se encuentra en la calle de Doctor Navarro, en la Col. Doctores y estaba cursando en primer año de la secundaria y como cualquier niño a esa edad, tenía muchos amigos y compañeros de escuela y de la colonia que nos reuníamos a platicar o echarnos la famosa cascarita de futbol en algún parque cercano, nuestro preferidos eran los jardines del Conjunto Multifamiliar Juárez, ya que en ese entonces estaban muy cuidados (hasta tipo lago tenia, con patos y toda la cosa), otro era el famoso jardín Tabasco (hoy llamado jardín Pushkin) igualmente con unas fuentes muy bonitas y en ellas unos cuantos patos.
    Antes de platicarles sobre el día del Terremoto, una situación curiosa, pero que ha muchos se les escapo comentarla, es que si no mal recuerdo unos días antes del Temblor (creo que una semana antes), en la zonas de la Colonias Doctores, Roma, Obrera, Condesa, Juárez y Centro, cayó una tremenda tromba con granizada que duro aproximadamente una hora, por que comento esto, resulta que aparte de que la zona más afectada por la lluvia fueron estas Colonias, una semana después cuando fue el Temblor, muchas casonas, vecindades, edificios y demás todavía guardaban mucha humedad debido a esta tromba y aunado a esto y al movimiento del Terremoto no aguantaron y terminaron por derrumbarse, esto es solo una nota curiosa, no estoy diciendo que por este motivo se hayan caído muchas casas ok.
    Bueno ahora si les contaré lo que viví junto con mi familia ese terrible día del 19 de Septiembre de 1985, siendo las 05:30 a.m. mi Abuela nos despertó para que cumpliéramos con nuestra rutina de todos los días, que era bañarnos, medio desayunar y acompañar a mi Tío para ir a dejar a la Secundaria No. 3, a mi Prima y ya después que nos despedíamos de mi Tío en el Metro Cuauhtémoc, el se iba a su trabajo y mi Primo y yo, no íbamos a trabajar en un puesto de hamburguesas y por las tardes nos íbamos a cursar nuestra secundaria, esto era la rutina de todos los días entre semana, ese jueves al salir del edificio (07:00) notamos que era un día bastante soleado y con un cielo muy azul, curioso, ya que era época de lluvias, caminamos sobre la Av. Cuauhtémoc y mucha gente que trabajaba en la Secretaría de Comercio (SECOFI ) se alistaban para entrar a sus oficinas o se encontraban desayunando el típico atole y el tamal en la esquina de la calle, conforme avanzábamos las cuadras todo era totalmente normal, el tráfico habitual, la gente corriendo para entrar al metro, y muchos Padres de Familia con sus Hijos prestos para ir a la escuela.
    Exactamente cuándo cruzamos la Av. Chapultepec y al subir la banqueta del camellón, empezó el movimiento, al principio fue algo leve, pero si se sentía, mi Tío nos comento que nos acercáramos a él y empezamos a abrazarlo, mucha gente empezó a gritar, pero eran unos gritos muy sordos, no sé si porque nos centramos en abrazar a mi Tío o porque se escuchaba un ruido como si estuvieran soltando arena, en cierto momento yo pensé que era un temblor como cualquier otro y trate también de tranquilizar a mi Prima que si se puso bastante nerviosa, mi Primo se centro en abrazar a mi Tío y yo a mi Prima, de repente cuando creímos que solo iba durar un poco el movimiento, ya que se fue calmando, de un momento a otro empezó el movimiento como si estuviéramos en una alberca de olas, fue algo horrible ver como los autos se frenaban tratando de no chocar entre sí, como la gente que se encontraba a nuestro alrededor se empezaba a tirar al suelo como si estuvieran rezando, como mucha gente se cruzaba la Avenida si ni siquiera fijarse de los coches, esto duro aproximadamente minuto y medio, pero para los que nos toco vivirlo, se nos hicieron los momentos más largos de nuestra vida, cuando empezó a calmarse el movimiento, no sé cómo, pero mis Primos y yo, estábamos los tres abrazando a mi Tío y el tratando de tranquilizarnos y diciéndonos que ya había pasado todo, nos reincorporamos y grande fue nuestra sorpresa al mirar a nuestro alrededor, se los describo: primero que nada, el día soleado y el cielo azul que vimos cuando salimos de nuestro edificio, ya no existía, solo se alcazaba a ver un manto color griseaso, una nubes como si repente fuera a empezar a llover, puedo imaginar que era todo el polvo de las construcciones que se habían derrumbado con el movimiento, cuando empezó a disiparse ese polvo, y vimos todos los destrozos que había a nuestra alrededor perecearía que estábamos en medio de un lugar donde habían aventado una bomba, los autos detenidos, la gente fuera de sus coches con cara de sorpresa y sufrimiento, muchas mujeres y niños llorando, la gente de la estación del metro Cuauhtémoc saliendo despavorida y con cara de susto, los Televiteatros totalmente destruidos, algunas butacas de dichos teatros en plena avenida, la Cantina “La Rambla” a punto de caerse, el edificio donde se encontraban unas oficinas de “Radio Formula”, con las paredes desgarradas y unos pisos como sándwich, a lo lejos se podía distinguir las antenas de Televisa totalmente destruidas sobre la Avenida y en el Mercado Juárez saliendo una humareda de los tanques de gas que habían explotado, esto fue lo que pudimos lograr ver de todo ese caos que había a nuestro alrededor.
    Mi Tío, con la finalidad de tranquilizarnos y darnos fuerzas, todavía nos comento que teníamos que ir a dejar a mi Prima a la secundaria y después regresar al edificio, para ir con nuestra Abuela y con nuestros otros dos Primos pequeños que se habían quedado con ella, al caminar rumbo a la escuela todavía y viendo todo el desastre a nuestro alrededor como que no nos caía el veinte de lo que había sucedido, pero al llegar frente a la Escuela Secundaria # 3, fue cuando dimensionamos la magnitud de la tragedia que empezaba a vivir nuestra querida Ciudad de México, la secundaria totalmente derrumbada, compañeros de mi Prima llorando, madres histéricas preguntando por sus hijos, maestros llenos de polvo y ensangrentados preguntando por los niños, era una verdadera tragedia, fue cuando mi Tío no pudo más y empezó a llorar descontroladamente y sobre todo pensando en lo que le pudo haber ocurrido a su mamá ( nuestra Abuela ) y a sus dos Sobrinos pequeños, mi Primo y yo, ahora empezamos a darle fortaleza a mi Tío y a mi Prima y les comentamos que teníamos que ir corriendo a ver que le había sucedido al edificio donde habitábamos.
    No sé cómo, pero de un momento a otro nos encontrábamos casi casi corriendo todos por la Av. Cuauhtémoc rumbo a nuestro edificio y cuál fue nuestra sorpresa ver que el inmenso edificio de la SECOFI se encontraba a punto de derrumbarse, saliéndole humo y con algunos pisos totalmente aplastados entre si, a ver esta imagen sentimos que nuestro corazón y el tiempo se detuvieran, ya que precisamente atrás de este edificio se encontraba el nuestro, pensamos inmediatamente en nuestra Abuela y en nuestros dos Primos, pero algo nos decía que les había sucedido algo malo, al llegar a nuestro edificio y verlo totalmente en pie, sentimos que nuestra alma se tranquilizaba, pero resulta que ya no nos permitieron el acceso, ya que decían que existía la posibilidad de que se cayera, preguntamos a los vecinos por nuestros familiares y solo nos decían que habían visto que salieron corriendo rumbo a la calle y que ya no los volvieron a ver, esa sensación de no saber donde se encuentran tus seres queridos es algo que nunca me había tocado sentir y que espero en Dios nunca más volverla a vivir, ya que al no verlos pensamos lo peor, pero también teníamos la esperanza de encontrarlos en cualquier cara que veíamos pasar frente a nosotros.
    Conforme fueron pasando los minutos y las horas después del Terremoto y veíamos y escuchábamos los relatos de los vecinos y conocidos, nuestra capacidad de asombro se fue incrementándose, ya que cada uno contaba sus experiencias y vivencias y claro está que también se empezaron a correr diferentes rumores, que si tal edificio de había caído, que si La Torre Latinoamericana había tenido la misma suerte, que si la Catedral Metropolitana y como no había luz y por lo tanto la Señal de Televisión no existía, recurrimos al vecino que tenía un radio portátil de pilas y así fuimos enterándonos de la realidad de la emergencia que estaba ocurriendo.
    La tarde llego y después cayó la noche y era la hora que no sabíamos nada de nuestros familiares y que no nos dejaban pasar a nuestra casa, afortunadamente un vecino que tenía su casa en la calle de Colima, Col. Roma, nos tendió su apoyo y nos brindo un espacio dentro de su sala y ahí fue donde vimos las primeras imágenes transmitidas por la televisión de todos los edificios colapsados y de la verdadera dimensión de la tragedia que como ciudadanos estábamos viviendo, les diré, que aproximadamente a las 22:30 horas cuando la esposa del Señor que nos dio posada nos invito unas quesadillas de queso y unas tortas de jamón, nos dimos cuenta que desde la mañana no habíamos probado nada de alimentos, pero honestamente ni nos acordábamos de esa situación, pensado en la suerte de nuestra Abuela y de mis Primos pequeños , pero dicho sea de paso, esa quesadillas y esas tortas nos supieron a gloria y de antemano les doy las gracias infinitas a estas personas, que sin nada a cambio nos brindo su apoyo y solidaridad.
    El viernes 20 de Septiembre amaneció con el rostro de nuestra Ciudad destruido, sin saber a bien que es lo que teníamos que hacer, el ulular de las sirenas que no pararon en toda la noche, el temor de nuevas replicas, las imágenes en los diarios, la televisión, las voces de los locutores por la radio, solicitando apoyos y ayuda, el desconcierto generalizado, la incertidumbre de no saber de nuestros familiares, es algo que todavía lo sigo recordando a flor de piel. En el transcurso de día y caminando como zombis alrededor de nuestra colonia preguntando por nuestros familiares, las caras de nuestros vecinos y enterándonos de gente que conocíamos y que nadie sabía dónde estaban y sobre todo el estar recibiendo noticias de gente que conocimos y que desafortunadamente habían fallecido ya que su casas donde habitaban se habían derrumbado .
    Con el paso de las horas y viendo que no habíamos todavía encontrado a nuestro familiares, pasamos nuevamente por nuestro edificio y todavía no nos permitieron entrar, por lo tanto volvimos a la casa del señor que nos había dado posada el día anterior. Siendo aproximadamente las 19:30 horas y estando alrededor del comedor de la familia que nos dio posada, se empezó a sentir un nuevo movimiento de tierra y casi inmediatamente se fue la luz, cosa que hizo que sintiéramos mucho terror, ya que por lo vivido el jueves y después de ver todo el daño que había provocado el primer terremoto, corrimos despavoridos hacia la salida más próxima y cruzamos sin fijarnos la calle de Colima, este Temblor, aunque ciertamente fue más leve que el primero, honestamente lo sentimos como si fuera de plano lo último que fuéramos a ver en nuestras vidas, ya que por la experiencia vivida con anterioridad, con la oscuridad de la noche y con los gritos de las personas, realmente pareció y literalmente lo digo “ como el fin del mundo “, afortunadamente el segundo Terremoto no fue tan fuerte y no duro tanto como el primero, pero si provoco que muchos edificios que habían resultado dañados, terminaran por colapsar o de plano ya a no volver a ser habitados.
    Por decisión de las personas mayores, pero mayormente por el miedo, se tomo la solución de quedarnos a dormir en pleno Jardín Tabasco y durante las horas de la noche y la madrugada solo se oían las sirenas de las patrullas y los llantos de los niños pequeños.
    Así fue que amaneció el día sábado y también empezamos el día a buscar a nuestra Abuela y Primos desaparecidos, pero no más no dábamos con ellos, así transcurrió todo el día sábado e igualmente nos quedamos a dormir en el Jardín Tabasco, ahí fue que mi Tío con lagrimas en los ojos nos comento a mí y a mi Primo, que mañana domingo iría al Estadio del Seguro Social para ver si podía encontrar o saber algo de nuestros familiares, de antemano sabíamos por los rumores, que era ese lugar donde estaban llevando a las personas muertas y sentimos una especie de escalofrió, pero si era así, teníamos que ser fuertes y aceptar la realidad.
    Llego el domingo y mi Tío y el Vecino que nos había dado posada en su casa el jueves, se estaban alistando para ir al Estadio, cuando un verdadero “milagro “sucedió; siendo aproximadamente las 11:45 de la mañana, una Vecina que la conocíamos por el mote de “Doña Tina”, se acerco a nosotros, principalmente a mi Tío y con palabras entrecortadas le comento, que nuestra Abuela y nuestros Primos, se encontraban vivos y que estaban en el mismísimo Jardín Tabasco, pero en la Esquina de Álvaro Obregón y que igualmente se habían pasado los días buscándonos, cuando oímos estas palabras corrimos hacia el lugar que nos había dicho la vecina y ciertamente, mi Abuela, y mis dos Primos pequeños se encontraban ahí, vivitos y colendo, en cuanto nos vieron y nos reconocieron nos fundimos en un abrazo que hoy en día sigue estando presente en mi memoria, como uno de los momento más gloriosos de mi vida.
    Al paso de los días y conforme la Ciudad fue aceptando su triste realidad, nos permitieron volver a entrar a nuestro hogar que afortunadamente solo había sufrido unas cuantas gritas, nada que pusiera en peligro nuestras vidas.
    Esta es la historia que me toco vivir ese 19 y 20 de Septiembre de 1985, días de los Terremotos en la Ciudad de México y que espero nunca más volverla a vivir.
    Mi Abuela ya paso a mejor vida y mis Primos, mi Tío y yo seguimos nuestras vidas cada uno por su lado.
    Esta narración se la dedico a todos esos seres que desafortunadamente perdieron la vida o que perdieron algún familiar, pero especialmente se la dedico a un amigo llamado Abraham que desafortunadamente perdí en este Terremoto, a él que era nuestro mejor portero de las cascaritas que jugábamos en los parques y banquetas, Q.E.P.D.
    RUBÉN.

    • Odrareg dice:

      Rubén no sabes cuanto me conmovió tu relato y lo cercano que lo sentí,ya que aunque yo no había nacido entonces,pero mis familiares si lo vivieron y ellos viviendo justo en la colonia doctores entre las calles de doctor Lucio,Carmona y Valle y Navarro y es por eso que se me hizo tan familiar tu relato.
      Me gustaría ponerme en contacto contigo.
      Un saludo.

  8. ferlui allva dice:

    hola me llamo jose julian … siempre recuerdo ese día como el peor de mi vida… tenia 10 años, me había quedado en la casa durmiendo, la cual se encontraba en avenida juarez en una casa de 2 pisos. mi madre hacia labores del hogar mi padre regresaba de buscar trabajo muy contento de que al día siguiente empezaría a trabajar de repente sentí un fuerte movimiento y me levante muy asustado llorando al no ver a mis papas en mi cuarto, yo no sabia que pasaba pues eso nunca lo había sentido en mi vida. en eso escuche que mi mama le decía a mi papá que era un temblor mama quería subir las escaleras por mi pero papa le dijo que saliera que el iría por mi… mi papa subió por mi pero era muy difícil caminar, los movimientos eran muy bruscos y toda a casa daba vueltas papa intentaba calmarme pero yo seguía llorando me dijo que caminara rápido sin alejarme de la pared logre bajar pero papa que venia detrás de mi cayo de las escaleras ya que la escalera pareciera que haba desaparecido fue allí donde vi a mi padre por ultima vez… so ultimo que escuche de el fue: corre!! y ahora mas que nada recuerdo a mi papa como un héroe en mi vida. yo no pude hacer nada por salvarlo y mi mama mucho menos… fue lo mas difícil en mi vida superar como el rostro de mi padre se perdía entre las paredes de mi casa… perdimos todo pero lo que mas me dolió fue perder a mi padre ahora mas que nada le doy las gracias a Dios por permitirme vivir pero también me siento muy triste por haber vivido sin mi padre tantos años… que todas aquellas personas que vivieron ese día puedan sentir el valor que tiene la vida y que la vivamos con mucho amor. ahora tengo 37 años y soy medico. y cada que veo a alguien a punto de morir en mis mano recuerdo a mi padre. esta fue mi necdota de ese día resumida en pocas palabras. saludos

  9. Angèlica Tovar dice:

    Soy sobreviviente del sismo y perdón pero tengo que acotar dos errores en la crónica: 1)no había botellas de agua, no como las conocemos hoy, algunas embajadas regalaron garrafones y bolsitas de agua como la de Israel que son especialistas debido a las características de la zona y 2)El edificio de Tlatelolco que cayó no fué el Chihuahua sino el Nuevo León y otros más estuvieron a punto de sucumbir pero no el que menciona.
    Ya como comentario y respeto a quienes ese día y al siguiente día de la réplica, creo que es más honroso se deje de politizar con aquello de si el gobierno ayudó o no. Finalmente las facturas se cobran tarde o temprano.
    Para los que sobrevivimos nos dejó una enorme lección: “La vida es un instante…”

  10. Paula dice:

    Hola buenas tardes disculpen,pero me dejaron una investigación en la escuela y necesito unos testimonios de las personas que vivieron eso y estuvieron ahí, me podrían ayudar,gracias.

  11. Israel Ontiveros dice:

    27 años se cumplieron hace dos días y cada año recuerdo lo poco que sentí el temblor y lo mucho que pude haber perdido en el.

    Yo siempre he vivido en Atlixco, Puebla y allá se sintió muy poco el temblor pero lo recuerdo perfectamente, tenia 6 años y estaba desayunando para irme a la escuela cuando de pronto un vasito con agua con una flor roja que estaba en el centro de la mesa empezó a moverse como loquito, mi tía que era con quien me quedaba en ese entonces revisó si no era la perrita (Pelusa) que rascándose movía la mesa por debajo pero no, solo me dijo: “¡ESTA TEMBLANDO!” y me jalo al marco de la puerta de la cocina, para mi era nuevo eso y no me espante tanto, no hubo daños mayores allá ni en Puebla pero fue casi 10 años después que entendí la magnitud de lo que había sucedido y lo que representaba para mi.

    Siempre supe las historias, siempre conocí anécdotas, tengo 9 relatos del terremoto vividos en carne propia pues allá en el DF en ese momento estaban mi madre con 4 hermanos y una hermana, su mamá, un cuñado y dos sobrinas, pude quedar huérfano, pero afortunadamente todos regresaron ilesos y cada año agradezco por dejar vivir a mi familia un año más, y leer todos estos relatos me pone la carne de gallina y tristemente reconozco que el pueblo ha olvidado en gran parte lo que significó ese terremoto, nos mostró varias realidades: la ignorancia ante los desastres, la ineptitud del gobierno, la solidaridad del pueblo, etc.

    Gracias por hacer un blogg como este Roy. Saludos desde Puebla y bendiciones a todos los sobrevivientes y a todos los caídos por consecuencia del terremoto.

  12. Karla dice:

    Hola, estos relatos me han hecho revivir esa terrible desgracia que marco mi vida. tenía 17 años y vivía en Tlalpan. me desperté a las 6:30 am pues tenía laboratorio en el colegio donde cursaba la secundaria. se me había hecho tarde y decidí que no iría a la primera hora, ya no llegaba. volví a la cama y pasando unos mintuos comencé a sentir un movimiento muy fuerte, me paré en busca de mi mamá tambaleandome por el pasillo donde un candil enorme se azotaba contra las paredes. Mi mamá se estaba bañando y me dijo que estaba muy mareada, a lo que yo le corregí diciendole que era un temblor… se fué la luz y solo teníamos un radio de baterias que encendí a los pocos minutos. Lo primero que escuche fué “Edificio Super Leche derrumbado” yo no entendía nada… pasaron unos 5 minutos decescuchar todos los edificios que habían caído cuando un nombre me hizo estremecer… “Instituto Cultural” en Tlalpan derrumbado. Dios mío! no podía creerlo! el telefono fallaba demasiado y no podiamos enterarnos de que estaba pasando. tomé mi coche y me dirigí a donde había estado mi escuela… la sensación que tuve cuando vi solo un espacio vacío en lugar de aquel bonito edificio solo quedaron las escaleras, todo estaba cerrado, no pasaban coches, ambulancias, gente vuelta loca gritando; dejé mi coche en calzaa de Tlalpan y corrí a donde estaba mi escuela, eran dos edificios, solo quedaba uno de ellos en pié. el edificio donde yo tenía que haber estado estaba hecho pedazos. alumnas golpeadas, heridas y destrozadas. murieron 12 alumnas, y la maestra de laboratorio… Gracias a Dios salvó mi vida. algunas sobrevivientes contaron que cuando comenzó el terremoto la maestra les pidió que no se alteraran que se quedaran quietas en sus lugares, pero algunas desobedecieron y corrieron a las escaleras, el edificio se derrumbo salvo las escaleras que eran un cubo que sobresalía del edificio.
    Desde entonces no dejo de pensar que me salvé de milagro. Participé en ayuda con alimentos y llevando ayuda pero lo más terrible fue ver el campo de beisbol cubierto de cuerpos con kilos de hielo encima donde las personas iban a buscar los restos de sus seres queridos… Ese olor jamás lo olvidaré, olor a muerte y dolor. Los ataúdes escaseaban y veía cajas de madera en camiones de redilas que llegaban a los velatorios del ISSSTE por montones, las familias velando a sus muertos hasta en el estacionamiento… ahora no vivo en el DF pero cuando siento un temblor por mas pequeño que sea, salgo de donde esté y busco una explanada segura, siento terror y regresan todos los recuerdos de aquel 19 de septiembre de 1985, el cual marcó para siempre mi vida.

  13. Pepe Toño dice:

    Buenos tardes, hoy 19 de septiembre de 2012, por fin decidí contar mi experiencia en 1985. Tengo 31 año, en ese entonces tenía 4 años, vivía en la Colonia Narvarte en un 4º piso, mi mamá y yo estábamos abriendo la llave de la regadera para bañarnos cuando se sintió un jalón espantoso, de inmediato mi madre me envolvió en una toalla y a ella y recogió de la cuna a mi primo de 2 años, nos fuimos al marco de la puerta, las muchachas que nos ayudaban, se vinieron también al marco de la puerta. Recuerdo perfecto, lo horrible que se sentía el movimiento, mi mamá y las muchachas rezando por que las cosas terminaran pronto, todos abrazados, las canastas de ajos y servilleteros encima de refrigerador se caían, todo tronaba, terminó el temblor, mis hermanos que estaban estudiando en secundaria también en Narvarte, llegaron de la Escuela con una de sus maestras, estaban en shock, un edificio en la calle de Mitla atrás de su escuela en Monte Albán, se desplomó. En ese edificio vivía la hija de la dueña de su escuela, con su hijo de 8 años y su bebé. Cuando empezó a temblar el niño igual que yo se estaba bañando pero no corrió con la misma suerte, el vacío lo jaló del brazo de su madre, ella y su bebé sobrevivieron gracias a Dios., pero ya se imaginarán la pérdida irreparable. En ese mismo edificio también sobrevivieron las muchachas que a esa hora estaban lavando ropa en la azotea, prácticamente, se bajaron sacudiéndose el polvo, el edificio colapsó al tener una alberca en la último piso. Cosa que ahora es muy frecuente en las construcciones modernas y que no entiendo por que insisten en construir edificios de más de 4 pisos. Continúo con el relato, recuerdo que llegaron más compañeros de mis hermanos a la casa a llamar por teléfono, era de los pocos que funcionó por unas horas, el muro de una casa colindante, que por cierto de una buena amiga de la familia se desplomó y se podía ver toda su casa, el edificio de enfrente de 8 pisos, se dañó, pero lo remodelaron y sigue habitado. Recuerdo que mi mamá quería irse de ahí a Satélite a casa de mis tías, no la dejaban mis vecinos, mi mamá estaba muy nerviosa, recuerdo un olor raro, a gas, el ruido de helicópteros por horas, cuando llegó la noche finalmente empacamos lo necesario y nos fuimos a casa de una mis tías.

    Mi papá estaba en EUA, las noticias eran poco alentadoras, cuando tomó el avión y venía para acá veía humo , cuando tomó su coche y venia de regreso a mi casa, justo a media cuadra, cerró los ojos para pedirle a Dios que nuestro edificio estuviera de pie, por fortuna así fue. Fue a Satélite a buscarnos y convenció a mi mamá de regresarnos ese viernes 20 a la casa, llegamos un ahora antes de la réplica, la cual llegó y terminó con todos nosotros en el suelo y mi papá cubriéndonos, evidentemente mi mamá y nosotros nos regresamos a satélite, hasta diciembre de ese año.
    Una de mis tías por parte de mi mamá había renunciado a su trabajo en agosto de 1985, ella trabajaba en Aseguradora Mexicana, debajo de ese edificio se encontraba el restaurante Tic Tac, ahí muchas veces desayunamos o comimos con ella, a la altura del nuevo edificio del senado de la República en Insurgente y Reforma, esa mañana se derrumbó el edificio, todos murieron los que ya estaban trabajando ahí y los que ya estaban desayunando en el restaurante. Cabe señalar que mi tía Trabajó un tiempo con Nino Canún y varias veces el Sr. Conde conocido de Nino, la invitó a colaborar en el Programa de Batas, Pijamas y Pantuflas, que por cierto, el locutor murió, al caerse dicho edificio.

    Otra historia que alguien me comentó, fue que cuando empezó a temblar estaba en el Metro Pino Suárez, salió y mucha gente estaba corriendo y por fortuna los empujaron para no salir y digo por fortuna por que se salvaron, al no poder alcanzar la salida se salvaron puest que la torre del conjunto de Pino Suárez no les cayó encima.

    Sé que muchos tenemos muchas historias que contar, pérdidas humanas que lamentar, cifras oficiales contradictorias, robos, corrupción en las construcciones que causaron daños y muertes por emplear materiales de la peor calidad y sin responsabilidad. Extiendo un abrazo muy fuerte a los que perdieron todo, a los que nos tocó vivirlo pero sobre todo a los que valoramos que la vida es tan corta y cada día sobrevivimos, trabajamos, nos divertimos y ayudamos a los demás, aunque no lo pidan, porque así somos la mayoría de los mexicanos, ayudamos, damos, trabajamos, amamos, compartimos y nos levantamos de muchos tropiezos.
    Me despido con un gran aplauso y gratitud a todos los topos, ciudadanos, civiles, hombres y mujeres que ayudaron en esos momentos.

    El temblor del 20 de marzo de 2012, es otra historia pero diario no dejo de pensar, que puede volver a pasar y les recuerdo que tengan un plan de emergencia, botiquín, alimentos para emergencia, lámparas, pilas y que números de emergencia.

  14. Norma Mendoza dice:

    Hola que tal, he buscado una nota que paso por tv imevisión el 19 de sept de 1985. En la cual mencionaban a los sobreviientes del Hotel Regis entre ellos mi padre Roberto Mendoza vidrio, lo menciono la reportera Rosa María de Castro, ojalá pudieran ayudarme a encontrar esa iformación, hasta la fecha lo damos por muerto puesto que no se encontro su cuerpo y en un libro de criminalística aparacen algunos de sus restos y los datos de la habitación en la cual fueron encontrados. Ojala alguién pueda ayudarme.

  15. Yoshio Alvarado dice:

    Hola que tal, actualmente vivo en San MIguel de Allende, pero en mi infancia vivi en el oriente de la ciudad de Mexico, en el terremoto del 85, recuerdo muy bien el momento del temblor, tenia 6 años, y me acababa de despertar, fui al cuarto de mi mama y prendi la tele para ver caricaturas( que por cierto no habia), empece a notar que las puertas del ropero estaban moviendose y se empezo a escuchar como si algo grande latiera, de repente mi mama salto de su cama gritando “esta temblando”, y me levanto, no se como, y me llevo al quicio de la puerta, las puertas se azotaban muy fuerte, mi hermano esttaba llorando porque no sabia lo que pasaba, solo recuerdo que mimamam le gritaba que se quedara en la otra puerta que no se moviera, pero el quiso ir con nosotros y la puerta le pego en el brazo. La vajilla de la alcena se cayeron y el ruido era muy estrepitoso, se escucharon alguna ventanas rompiendose y un crujido de la tierra, fue el que me espanto mas, (despues notaria que fue por una baqueta que se levanto y rompio una tuberia de agua). todo se fue calmando poco a poco, y cuando acabo, se escucho un silencio muy profundo, sordo, salimos a la calle y mi madre nos llevo a mi hermano y a mi al patio de un vecino y se fue corriendo a buscar a mi hermana que iba en la secundaria, y ella tambien estaba preocupada po mi Padre que en ese entonces era Policia.
    Este es mi pequeño relato, y gracias por este espacio para contarlo.
    por cierto si alguien sabe o tiene los primeros reportajes o videos de la entonces cadena de TV Imevision, me gustaria poder verlos.
    gracias

  16. laura dice:

    no veo la fecha de publicacion

  17. Linda Smeke Benhos dice:

    hola César, yo no habia nacido cuando fue el temblor, ahora estoy haciendo un trabajo de investigación del sismo, me gustaría saber como fue la reacción del Lic. Miguel de la Madrid?
    acepto inmediatamente la ayuda.
    gracias

    • César Roy dice:

      Linda, la posición del presidente fue absurdamente contradictoria. Primero dijo que México estaba de pie (como quien dice que no había nada que el País no pudiera resolver). Pero al ver la movilización ciudadana de unas 5 millones de personas, se contradijo y aceptó que la magnitud del siniestro rebasó la capacidad de reacción del gobierno. Un presidente bueno para nada. Me recuerda al capitán del barco frente a las costas de Italia recientemente. Se cae accidentalmente del buque y lo hace exactamente sobre una lancha salvavidas junto con su tripulación. Así la cobardía presidencial. Cuando quieras estoy a tus órdenes para ahondar sobre estos lamentables sucesos con una pésima conducta gubernamental de la gente que precisamente quiere ahora regresar al Poder en México.

      César Roy Ocotla
      Editor de Al Volante

    • Luis Rangel Arellano dice:

      Me da mucho gusto saludarte, de verdad porque ya hace tantos años que vivimos ese suceso y sin embargo, al recordarlo,lo empieza uno a ver tan claro y tan real, como si apenas hubiera ocurrido, además de que hablas del ser mas extraordinario que hubiera yo conocido, mi maestro y amigo Jorge Manuel Hernández.
      Te quiero comentar Cesar, que yo laboraba en abc internacional en ese tiempo precisamente, en los controles de cabina de transmisión, y la verdad fue una labor verdaderamente titánica la que realizamos en esa ocasión y vivimos un sinfin de sucesos que vale la pena recordar y que te ire contando atraves de los proximos dias, por lo pronto, me hiciste acordarme de compañeros como Fernando Lapray Ramales, de Antonio Enciso, de Guillermo Avendaño de Francisco Cremayer de la misma Alma Gloria Hernandez, hija de Jorge Manuel, de su inseparable Marthita, de los ángeles de la noche, en fin y de tantos y tantos locutores y colaboradores que laboraron en abc Internacional y que dicho sea de paso, fue uno de los medios que no corto señal, ni trabajó a medias porque yo recuerdo que llegue a laborar el jueves 19 de septiembre por la mañana y salí el miércoles de la siguiente semana,cansado, pero satisfecho de haber ayudado, aparte de lo que ya comentaste, ya que instalamos un centro de acopio que se hizo enorme por la gran respuesta de la gente que colaboró pero en serio, realizamos y organizamos caravanas de ayuda a los diferentes albergues que se instalaron por toda la ciudad y con los que colaboramos estrechamente para informar tanto a los albergados como a los familiares de los mismos para su localización por medio de la creación de un banco de datos, a los familiares de las victimas y/o damnificados y los enlaces que se lograban con los diferentes estados de la republica e incluso del extranjero, en fin, son tantas cosas las que hay que platicar, tanto como experiencias como anecdóticas. saludos y ten la seguridad de que pronto estaremos en contacto.
      Luis Rangel Arellano.

      • César Roy dice:

        Estimado Luis, por supuesto que me acuerdo de ti, desde luego. Y de todos los que mencionas sin olvidar al buen Paco Rodríguez Moreno, compañero del micrófono también. Fer Lapray nos hizo llegar música que grababa en sus tiempos libres y como distracción. No lo olvidaré y todavía tuve la oportunidad de verlo en ABC en las calles de Guillermo Prieto, en los estudios cercanos a El Sol de México y del buen Manolo que grababa los spots. Toda una familia con la que convivimos como Toño Enciso, Memo Avendaño y Paco Cremayer. Un abrazo cordial.

        César Roy Ocotla
        Editor de Al Volante

  18. Lucía dice:

    Hola Roy, es la primera vez que entro a esta página, dí con ella por casualidad, por alguna razón había olvidado completamente el año de 1985, recordaba que había habido un sismo muy fuerte, yo tenía entonces 10años. Ahora después de ver la foto recuerdo que gracias a Dios de mi familia no perdimos a nadie, somos muchos, pero ´la mayoría iba apenas a sus centros de trabajo, los niños nos concentrábamos en casa de mis abuelos en la Aragón,y gracias a dios mi papá quien trabajaba en el hotel Alameda había lelgado muy temprano y le tocó una salida al aeropuerto por lo que no estaba en el hotel cuando éste se vino abajo como la mayoría de los hoteles vecinos.Si bien el Alameda no se desplomó por compelto sí se desgajó, mi papá perdió muchos compañeros ese día, del San Francisco que tampoco se vino abajo pero pedazos de loza cayeron aplastando a quienes estaban en el lobbie, o las escaleras del primer piso sobre todo, La mayoría de la gente piensa que sólo murieron personas en los edificios que se derrumbaron totalmente como el Regis, pero dice mi papá que pedazos de escalera, pedazos de varilla o partes de los grandes candelabros como pedazos de loza se desprendieron en aquellos edificios que como el hotel Alameda no alcanzaron a caerse pero sí fueron tumba de muchas personas. Mis primos iban rumbo a la escuela cuando en un semáforo vieron en la contaesquina cómo un edifico se venía abajo, era el Nuevo León, recuerdo que nunca los había visto llorar, eran los máyores en ese entonces de 15, 14 y 12 años, mi tía quien iba manejando no ha vuelto a hacerlo desde entonces;otros de mis tíos ya habían salido de su departamento en Tlatelolco, ni siquiera recuerdo en que torre vivían, gracias a Dios lo úncio que perdieron fue su casa y sus cosas. Todos mis tíos y mis papás regresaron eventualmente a casa de mis abuelos queines junto con los que iban llegando y los que estábamos ahí sólo atinábamos a no tocar el teléfono por si alguien llamaba y a tratar de mantenernos calmados, recuerdo que mi abuelo apagó el televisor como a las 12 del día porque decía que entre más veíamos más nos intranquilizaba el que algunos aún seguían si reportarse. En cuanto dos de mis tíos y mi papá regresaron se fueron y volvieron un par de horas más tarde con muchas bolsas de mandado, dos de mis tías y mi abuelita se pusieron a cocinar mucha comida y nos dejaron a los más grandes al cuidado de los pequeños. Años después supe que todo ese mundo de comida lo habían llevado los hombres de la casa al centro, a repartir entre los rescatistas que en su mayoría dice mi tío(ellos estuvieron ayudando en el Hotel Regis)eran civiles. Dice que había sólo 2 soldados, que habían por cierto sido amenazados con degradarlos? se dice? si abandonaban “su puesto” para ir a ayudar a los civiles a retirar escombros para en su mayoría sólo sacar cuerpos cuando bien les iba y restos. Mis tíos cuentan que en su mayoría sólo cadáveres pudieron rescatar, en lo que estuvieron que fueron casi 24 horas(tras las que la misma asombrosa administración de civiles los detectaron y los mandaron a descansar a sus casas siendo relevados). Y aún así se atreven a decir que no hubo más de 1500 o 1600 muertos? cuando fueron más de 6mil!Alguien aqui arriba no sé quien decía que por qué el gobierno había maquillado tanto las cifras? que qué ganaba con mandar ese día ala milicia a impedir el paso de la ayuda a quienes estaban ya en labor de rescate en las zonas más afectadas? Se los diré, hace poco en las pasadas elecciones que uno de mis tíos al acudir a votar, cuando lo buscaban en la libreta para ver si le correspondía hacerlo ahí, (él es doctor)alcanzó a ver la foto(credencial) de un doctor amigo suyo) quien según la marca de esa libreta ya se había presentado a votar, lo ´mejor del asunto es que su amigo, un brillante cirujano falleció en el hospital Juárez ese 19 de septiembre. Todo mundo recuerda lo impactante de las escenas que llegaban por tv en los noticieros, pero yo recuerdo el caos posterior (aunque por semanas o no se si más, las escuelas pararon y no salíamos todos de casa de mis abuelos)y mi abuela regresaba del mercado sin gran cosa en la bolsa ya que hubo desabasto, muchos de los niños de la casa nos enfermamos tal vez por lo prolongado del olor fétido en el aire, a semanas de aquéllo la gente seguía circulando por la calle como si fueran fantasmas, con la mirada perdida, parecía que les habían robado el alma. Pero creo que la solidaridad es algo inherente a los mexicanos, y eso de México está en pie! no fué más que un esfuerzo por subirnos un poco la moral, algo totalmente ridículo que fue interpretado como algo burdo, una burla, un chiste muy cruel, pero lo cierto es que en los momentos más duros es cuando nos sale lo mexicano, lo solidario, y cuando tenemso que, los que estamos enteros, de pie, ayudar a otros a levantarse, o simplemente darles la mano para que hallen otro motivo para salir adelante.

    • César Roy dice:

      Lucía, gracias por tu testimonio a algo que no debemos olvidar nunca los mexicanos. Que, en lo escencial, estamos unidos.

      César Roy Ocotla
      Editor de Al Volante

    • Lizbeth Rodriguez dice:

      Hola Lucia, es la primera vez que he podido encontrar a alguien que conociera a algun ex empleado del Hotel Alameda! Mi mama trabajo ahi desde su juventud hasta ese 19 de Sep de 1985. Su nombre es Lupita Corona, era supervisora en el Depto. de Ama de Llaves y gracias a Dios no habia llegado aun a su trabajo ese dia. Como se llama tu papa? en que area trabajaba? El temblor fue terrible y marco un antes y despues en la vida de todos los que lo sentimos y que afortunadamente lo podemos contar, contrario a muchos miles mas de seres humanos que querdieron la vida aquella manana. Saludos

  19. jaimeu dice:

    ¿Tenían casa grande? ¿Y por que tu si y yo no? Seguramente eres de la mafia en el poder, pero apenas llegue AMLO al poder, acabaremos con los enemigos como tu

  20. ANA GABRIEL dice:

    ola mi papa me conto q cuando iba a la secu vio como se muvian las ventanas q miedo O NO EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE/LOS AMO MUXO

  21. Patrica dice:

    Hola buenas tardes, mi nombre es Patricia y quiero compartir con ustedes lo que yo viví. En aquel entonces acababa de cumplir 15 años, comenzaba mi adolescencia y con ella la escuela, estudiaba la carrera de Secretaria en la escuela Comercial Banjidal, la cual está ubicada en la calle de Artículo 123 esq. con Av. Juárez o mejor dicho estaba. Eran las 7:19 de la mañana del 19 de Septiembre, teníamos clase hasta las 8 de la maña pero yo ya estaba en el salón de clases, habíamos pocas compañeras, tal vez no pasábamos de 5 en el salón y en el piso, pues no había nadie más. Una de nuestras compañeras nos trataba de calmar diciéndonos que nos tranquilizáramos, que nos quedáramos en nuestro lugar, pero el temblor no se calmaba, se abrían y cerraban las ventanas, no paraban. Teníamos frente a la escuela el Hotel Romano, lo vi como se derrumbo como si fuera un castillo de arena se desplomo, fue impresionante, en ese momento nuestra compañera la que trataba de calmarnos salió corriendo y detrás de ella todas las demás, corrimos por el angosto pasillo de la escuela pero no podíamos detenernos rebotábamos de un lugar a otro, al llegar al siguiente piso no pudimos seguir pues el director de la escuela tenía a todas las alumnas hincadas rezando, ya no pudimos hincarnos ya no cabíamos, éramos tantas que tuvimos que permanecer de pie. Después el Director nos dijo tenemos que desalojar la escuela, salgan en orden. Tenía una amiguita que estudiaba conmigo y que había sido compañera de la secundaria, me dijo vámonos y le comente espérame voy por mi mochila, no sé qué pensaba en ese momento pues todavía me regrese al siguiente piso para recoger mi mochila, cuando baje la escuela estaba vacía, tuve que salir por las escaleras, no había luz, todo estaba en tinieblas, yo no alcanzaba a imaginar lo que estaba ocurriendo afuera.
    Al salir fue impresionante ver las personas que estaban desayunando en el hotel Romano, sus cuerpos yacían sobre las mesas con los techos encima, fue algo que aún después de 26 años no puedo olvidar. Entre en shock, a partir de ese momento mi mente se bloqueo. Camine hacia la Av. Juárez, pensando en hacer una llamada a mis padres para que fueran por mí, no estaba yo consciente de lo que estaba viviendo en ese momento, llegue a la esquina de Artículo 123 y Av. Juárez había una larga fila para hacer uso del teléfono público, estaba a punto de llegar mi turno cuando comenzó a correr la gente, venía de Balderas, gritaban que se estaba escapando el gas de lo que era televisa, corrimos todos en sentido opuesto para encontrarnos con la gente que venía corriendo, huyendo de lo que era el hotel Regis, nos encontramos todos en el centro, no sabíamos ya que hacer, era algo horrible, todo el mundo gritaba, lloraba, yo no daba crédito a lo que estaba viendo, oyendo en ese momento, aún no me daba cuenta de lo que estaba viviendo (aunque no lo crean)fueron segundos, minutos que parecían horas hasta que por fin la policía paraba los carros y nos subían, pues era una zona de bastantes escuelas, éramos muchos los estudiantes y pues salí de ahí, lo único que recuerdo es que la señora que nos saco de ahí nos preguntaba que para donde íbamos cada uno de nosotros, yo le dije que quería llegar a la colonia Asturias, que era donde yo vivía, me bajo en una avenida muy grande, que hasta el día de hoy no recuerdo como se llama, únicamente recuerdo que camine y tome el camión como ella me indico, pero lo tome en sentido opuesto y cuando pregunte si faltaba mucho para llegar al mercado de Jamaica me contestaron que iba en sentido contrario, que me bajara y tomara el camión de regreso, jamás paso el camión que esperaba por lo que tuve que caminar; Camine en el sentido que creí que el camión lo haría, al pasar junto a una gasolinera del edificio de al lado cayeron unos vidrios a unos centímetros de mí, no reaccionaba (ahora me doy cuenta de todo lo que en esos momentos pase)tome un taxi que se desocupo en ese momento, lo aborde y le dije que quería llegar a la colonia Asturias, me dijo no hay problema ahorita la llevo. No recuerdo que estación estaba sintonizando, únicamente recuerdo que narraban todo lo que había sucedido, que varias colonias habían casi desaparecido, comencé a rezar, a pedirle a DIOS que mi familia estuviera con bien. Llegamos hasta lo que era el mercado de Jamaica y me dijo el taxista, lo siento ya no puedo pasar, tendrá que llegar caminando y yo le dije como llego a donde voy? a lo que él me contesto, siga todo derecho son como 15 calles y llega a donde va. Camine, no sé cuánto, no encontraba el lugar al que iba o mejor dicho yo iba en otro mundo, pase de largo por mi casa y me seguí, afortunadamente mi mamá me vio y bajo a alcanzarme, en ese momento reaccione, llegue a casa, me senté y me di cuenta hasta ese instante lo que había sucedido, llore, llore y llore y agradecí a DIOS por la oportunidad de vida que me había brindado. Para esto ya eran casi las 4 de la tarde, que hice tanto tiempo no lo sé, únicamente recuerdo que camine, veía a las personas llorando, había muchos muertos, las sirenas no dejaban de sonar, era la muerte en vida. Hoy a 26 años de esto agradezco a DIOS la oportunidad que me brindo y me doy cuenta que tengo un gran país (claro que hay políticos que ni mencionarlos) en el que su gente se une, siempre ayudamos y eso no tiene nombre.

    • Luis A. Burciaga-Diaz dice:

      Querida Patricia: Mi nombre es Luis A. Burciaga Diaz y fui professor de Matemáticas y Ortografía de la Escuela Comercial Banjidal en 1985. A mi me agarro el terremoto bañandome pues mi horario de entrada era a las 7:00 de la mañana. Saludos desde USA. que Dios te bendiga.

  22. Ingrid dice:

    A mi me parace que ese dia fue muy tragico para todos hayamos o no estado o vivido ese dia pues aquella mañana perdieron las vida muchos mexicanos mas de los que han dicho y hayan o no sido buenos o malos eran al fin de cuentas mexicanos nuestra nación y debemos respetar sus memorias y dejarlos descansar en paz cada dia hay que recordarlos los que tengamos conciencia de este evento tan tragico de hace años saludos a todos lindos comentarios

  23. Avril dice:

    Mi mama estaba por pedir su cambio al edo. de Veracruz, donde ya la esperabamos… trabajaba como Trabajadora Social en el Hospital Infantil de Mexico. Nos contaba que lo que vivio fue horrible, el antiguo estadio de beisbol del IMSS (ahora plaza Delta) se esncontraba lleno de cuerpos en espera de identificacion, mi madre lo vivio y era algo que no se le olvido. El terror de ver como se movian los edificios, nuestra casa se cayo, yo aun vi meses despues nuestra casa con las cosas aun esperando la demolicion. El miedo de mi mama al llegar a los brazos de su familia, ya en Veracruz y el vivir siempre con el miedo de que cualuier temblor fue a terminar igual… siempre estuvo presente en ella. Nos contaba que recordaba la tarde del sismo un cielo rojizo, y cada vez que venia un atardecer igual recordaba ese 19 de septiembre de 1985.

  24. Maiira Viithe dice:

    QUE FEO ES TODO LO K CUENTAN YO TENGO 13 AÑOS Y SOLO DE PENSAR ALGO ASI ME DA MUCHO MIEDO ME IMAGINO LO QUE USTEDES DEVIERON AVER PASADO.QUE DIOSITO LOS BENDIGA MUCHO CUIDENSE

  25. alfredo dice:

    roy
    lei tu narracion, pero hay un error el edificio derrumbado fue el Nuevo Leon y no el Chihuahua como mencionas, ese edificio aun permanece en pie, paso por ahi muy seguido y lo he visto, yo vivi un tiempo en el Nuevo León, de 1967 al 1968 y despues fui a vivir al Atizapan, tampoco existe ese edificio.
    yo participe en rescate en la calle de Xocongo en la colonia transito por que ahi vivia un amigo con su familia, despues pase a participar en los recates del Nuevo Leon ya que solicitaron alpnistas experimentados en ascensos y descensos de grandes alturas, fui ahi con todo mi equipo y no me dejaron pasar los militares, nunca entendi que protegian los soldados, no fuera a robarme un cadaver, y pues sali de ahi con mi equipo puesto ya que llevaba arnes y casco, rapelera y ascenders, y un cable de 60 metros, el que usamos para descender al crater del volcan Popocatepetl, este cable media originalmente 120 metros, pero lo compramos entre 2, y ya no regrese a ver en que podia ayudar, me quede aturdido por el rechazo, ya que por el radio solicitaban ayuda y al llegar puros empujones, la soldadesca nunca ayudo en nada a la poblacion, solo fueron a cambiar sus mantas viejas por las nuevas que llegaban de otros paises, y ¿¿a cuidar los bienes de la nacion??, toda la poblacion dio muestras de organizacion y cooperacion nunca antes vista, una solidaridad a prueba de extraños, creo que nunca mas se le presentara la oportunidad a la poblacion mexicana de ser tan humanos y apreciables como esta, muchas gracias a todos los voluntarios, junto a los que estuve en los tuneles que cavamos con las manos y latas de sardina vacias, y alumbrados por una lamparita, y por turnos nos tocaba avanzar por centimetros, hasta que llegaron los diablos rojos de PEMEX, con sus equipos y levantaron poco a poco TODO el edifio y apuntalaron las partes mas solidas.

    muchas gracias a todos los voluntarios.
    un fuerte abrazo.

  26. Juan dice:

    Al igual que muchos otros que han escrito aqui, a mi el oir las palabras sismo y 1985 me causa una sensacion especial.

    En aquel año yo vivia en el Edo de Mex en la periferia de la ciudad de mexico, y de hecho no senti el temblor solo via que al llegar a mi escuela habia grietas y la gente estaba en el patio. No alcanzaba dimensionar a esa edad lo que habia pasado, es mas, no lo veia ni siquiera tan impactante. Recuerdo que solo veia en la tele (obviamente ya tiempo despues) lo que pasaba en el DF, la gente durmiendo afuera en la calle y edificios derrumbados. El sismo del dia 20 si lo senti pero igual, dado las condiiones del terreno en esa zona no hubo mayores consecuencias por el rumbo.

    Sin embargo fue a raiz de que pasados unos 5 meses acompañe a mi papa al centro y me di cuenta de lo que habia pasado. Ver en vivo aún restos de edificios caidos, un ambiente de soledad y sobretodo y aunque no lo crean un olor muy fetido de muerte lo que me impacto. Desde esa dia y a la fecha me he informado y estudiado un poco sobre esto y ahora en la etapa adulta y habiendo sentido algunos sismos es que veo la magnitud de esa catastrofe. Ahora vivo incluso en el centro del DF y veo que como alguien dijo anteriormente, es cuestionable como la gente se ha vuelto insensible y sobretodo no aprendio la leccion. Cuantos inmuebles se han construido fuera de la norma de construccion?, cuanta gente sigue habitando edificios que solo esperan el tiro de gracia?, cuanta gente se preocupa por informarse sobre las condiciones de su casa y establecer puntos seguros?, cuantos toman en serio un simulacro? cuantos tienen una lampara un botiquin o algo en caso de un acontecimiento asi?. La ciudad de mexico es altamente sisimica y de hecho se espera que se presente de nuevo un sismo de esas caracteristicas, y lo unico que se puede hacer es estar preparado, pero con desgracia veo que la gente se ha vuelto apatica y solo reacciona en forma correctiva mas q preventiva. Se requiere otra catastrofe para tenderle la mano a alguien?.

    Quizas estos links les ayuden un poco a sensibilizarse, a queines quieran saber mas al respecto hay bastante informacion

    http://www.proteccioncivil.df.gob.mx/mapas_sgm/mapas_sgm2.html

    http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=635866

  27. Mitzi dice:

    Hola (:

    Toda mi vida el tema de este terremoto se me ha hecho bastante duro, impactante e interesante. He estado rodeada de historias al rededor de éste porque, a pesar de que yo tengo 18 años y ni viví la tragedia, mi abuelito falleció ese día. Se encontraba estacionado debajo de un edificio y al derrumbarse cayó sobre su carro, yo no lo conocí pero mi papá me cuenta mucho de él, me cuenta todo lo que sucedió ese día, de cómo los jóvenes se reunían y rescataban a todo el que pudieran o ayudaban en la medida que fuera posible. Gran ejemplo de que si nos unimos para lograr cosas buenas podemos hacerlo, entre el pueblo de México nos ayudamos más de lo que el gobierno puedo haber ayudado, las acciones de Miguel de la Madrid y el gobierno las considero casi una burla. En este momento me encuentro realizando una investigación más amplia del tema por un proyecto escolar que tiene que ver con el terremoto y los medios, tu artículo está muy completo, muy conmovedor, me sirvió de mucho para el proyecto y para reflexionar. Creo que más gente debe informarse sobre este tema más allá de lo poco que se escucha. También los medios deberían de volver a lo que mencionas, recordar que están aquí no sólo para crear controverisas y chismes de los artistas o el mejor reality show de la televisión, sino para ayudar y estar al servicio de la sociedad. Excelente artículo, ¡muchas gracias!

    Saludos.

  28. ALEJANDRA dice:

    TENGO 15 AÑOS Y NO VIVI ESA TRAGEDIA PERO ME GUTARIA SABER MAS SOBRE ESO YME PARESIO UNA EXELENTE NARRASION

    • zuleyli ramirez dice:

      hola!
      tenia un poco de conocimiento sobre lo que paso aquel dia por lo que vi en algunos reportajes, pero nunca me imagine que seia algo tan devestador, tu narracion fue execelente y la verdad es que te llega aun que no haya estado. tengo 18 años y no pase por eso pero e estado investigando lo ocurrido y me e dado cuenta que fue una desgracia para mexico ese terremoto. al leer tu comentario senti mucha nostalgia es algo que no me gustria vivir. pero me dio gusto saber que personas generosas como tu y los que estuvieron contigo buscaron maneras de ayudar a las personas que lo necesitaban, aun que para ser realistas ya no hay mucha gente que le interese ayudar a los demas..
      me da muha tristeza de verdad por las personas que perdierion a us familias, pero pues ahora lo unico que podemos hacer es pedir por su descanso y disfrutar nuestra vida, pues no sabemos cuando se nos acabara.. bendiciones para ti y tu familia.. :)

      • César Roy dice:

        Zuleyli, representas a la nueva generación de este país, a la que hará los cambios. Porque las muertes de ahora son más que las del terremoto. Este es un terremoto de la violencia, pero lo que es grave es que, al no compararlo con aquel, no hacemos mucho por cambiar el panorama de las cosas. Te invito a la marcha del 8 de mayo al Zócalo. Hagamos un terremoto de las conciencias.

        César Roy Ocotla
        Editor de Al Volante

  29. Fabiola dice:

    Que tal!
    He leído algunos de los comentarios y sinceramente no puedo imaginar qué sintieron, vieron ni vivieron en carne propia esta tragedia, aún cuando hoy en día el internet te permite ver en cualquier momento imágenes y videos sobre esto. Me enorgullese saber que se sigue manifestando la solidaridad entre muchos mexicanos (más no todos), y digo muchos, porque siento que actualmente hay un poco de sedentarismo en ese aspecto en varias regiones. No sé por qué, quizás la ola de violencia y situación del país nos está haciendo un poco “insensibles” para quien sea. Me temo mucho que esto vuelva a reavivarse (ese entorno de ayuda del uno para el otro, de saber que si aún cansado por lo que fuere si tienes en tus manos ayudar a otro no hacerte como el que no ves y en cambio ofrecer lo que puedas) para cuando tengamos otra catástrofe gigante (y es que yo no quisiera que mi país viviera algo así otra vez), pues catástrofes sí hemos tenido y no sé, pero no veo movimiento (espero haberme dado a entender). Pongo el caso del temblor que asotó a Baja California apenas el año pasado, sinceramente no tuve tanta información como pensé que darían para esta región que es de nuestro país y sí tuve que buscar en internet lo que había pasado, mucha gente se sintió hecha a un lado por el hecho de que no daban la cobertura que para mi entender también faltó y por tanto hacía que la gente pensara que no se estaba llevando a cabo labor de rescate, víveres y muchas otras cosas, entre líneas leía “como no fue en México por eso no es tan importante, pero perdí todo y ahora no tengo nada”, esta frase me caló y me dejó pensando si la televisión y otros medios realmente se estaban concentrando solo en ciertas regiones y por tanto se ha vuelto regionalista y digo la televisión porque si bien a bien cada estado cuenta con tv local no es lo mismo cuando lo difunden las televisoras centrales que son las que se ven a nivel nacional, pero aún y con todo esto ojalá se haga conciencia del daño que también se hace cuando se sigue alimentando ideas y frases tan estúpidas, y perdón por la palabra pero “Haz Patria y Mata un Chilango”, “PIPOPE”, “NACO” o como lo que se difundió sobre Monterrey cuando también la estaban pasando muy mal y en muchas cabezas había la idea “pero si ni necesitan ayuda esos regios tacaños” o “qué bueno, eso les pasa por tacaños” y otras muchas que de seguro ni sé, dividen y enajenan nuestro país, en vez de estar orgullosos de tener esas diferencias y saber que eres parte de este mozaico y al contrario unirte; muy a mi pesar siento que hay quienes las están promulgando como parte de su vida social y desgraciadamente así lo están manifestando como “a la moda”. Soy Veracruzana y ojalá esto cambie, que la unión que mostraron aquellas personas en los momentos tan difíciles se pueda derramar en todo nuestro país sin que se necesiten desastres naturales o sociales para poder vivirla; yo estoy muy orgullosa de saber de nuestro mozaico que no solo es de bronce sino también blanca y negra (aunque en menor proporción y que hasta ahora lo vengo a saber); me gusta saber que un norteño no habla igual que un sureño o un costeño o yucateco o defeño o morelense o poblano o colimense o de jalisco, de otra manera ¡qué país tan aburrido seriamos!. Son muchas cosas buenas las que tenemos como nación, muchas de verdad. No hay que hacernos menos ni tampoco altaneros. Quizás me salí del tema principal: el terremoto del 85, pero no pude esconder esto que he querido mencionar (es la fortuna de tener un monitor solamente frente a mí). Ayer… secuestraron a mi tio y de seguro vivió un terror inmenso, un terror tal vez distinto al 85 pero que igual cala a nuestro país, que antes veía en las noticias nacional luego regional, local y ahora en mis propias narices… él está bien por gracia de Dios estos sujetos no hicieron lo que “tenían que hacer” y hoy espera en casa resolver junto con la ley lo que nos compete… BUENA VIDA para todo nuestro país, aunque sé que difícil es en estos momentos pero no es necesario una catástrofe para sonreirle al otro y tenderle la mano.
    P.D. ¿Qué significa un punto negro con azul sobre la pared? R= una mosca con bluetooth (igual y ni se rieron pero el intento hice).

  30. adan cruz mendoza dice:

    buen dia despues de 25 años aun recuerdo ese fatidico dia como si fuera ayer yo vivia en la colonia narvarte entre peten y morena tenia yo diez años y desde esa fecha hasta el dia de hoy celebro por un año mas de vida doy gracias a Dios que me dejo vivir unos unos años mas pero aun tengo pavor de que esto vuelva a suceder actualmente vivo en el estado de morelos en zacatepec morelos y cada aniversario que pasa esto recuerdo como nos llevaron a un albergue aya por el hotel de mexico y como se porto toda la poblacion con los caidos y creanme que al llegar al albergue nos dieron de cenar unicamente frijoles de olla pero sinceramente jamas en probado cosa igual un verdadero manjar agradezco a todas las personasq ue tuvieron el valor de ayudar.mil gracias a todas esas personas que ayudaron aun conservamos en casa un pedazo de las cobijas que nos obsequiaron en ese tragico momento yo sinceramente no quisiera que pasara esto otra vez pero si llegara a suceder con toda el alma ayudaria amis hermanos mexicanos que eslo que nos falta en este mmomento ayudarnos unos o otros que viva mexico pero que de verdad viva siempre fuerte saludos cuidense mucho y que Dios nos bendiga a todos

  31. laura martinez dice:

    Yo tambien recuerdo esa mañana tan triste y tan escalofriante,como muchos dicen tampoco conocia q era un temblor pero esa tragica mañana la descubri,con tan solo trece años tan solo pense q no habia pasado nada pero al ver las noticias descubri todo lo q habia pasado en el centro,de lo q recuerdo q mi hermano si fue ayudar y ahora de ver las narraciones de las personas q sufrieron en carne propia el terremoto de mexico me da tanta tristeza q estoy casi a punto de llorar .Q Dios bendiga a todos mis compatriotas en general.Abrazos calurosos para todos.

  32. mittens dice:

    hola roy muy buena narracion, a mi la verdad no me toko vivir ese desastre, pro me interesa mucho saber de ese tipo de cosas (y no es en forma de morbo) ya ke siento muchas sensaciones al ver komo la gente empieza a preokuparse por los demas al ver ke estan en desgracia, ademas de que yo vivo en santa rosa muy cerca de donde tu vives o vivias, si todos fueramos como tu o como toda esa gente que lo unico ke le importaba en ese momento era ayudar, no solo en un desastre si no tambien ahorita ke el pais esta pasando por muchas kosas, kreo ke el pais seria diferente, animo, saludos

    • César Roy dice:

      Mittens, sí, fue algo muy impactante en nuestras vidas, y aunque sucedió hace mucho tiempo uno ya no vielve a ser el mismo jamás. Gracias por tu solidaridad y por andar en estos espacios.

      César Roy Ocotla
      Editor de alvolante.info

  33. connie de calderon dice:

    hoy aunas cuantas del terremoto de nuestros hermanos de haiti…al ver las imagenes ,los moticieros…del grama que estan viviendo ellos se me viene a la memoria aquel fatidico dia…pero que diferentes somos los mexicanos…seria por que no seramos tan pobres?..pero no se compara la reaccion delos habitantes del d.f. pues desde que termino este infierno…se pusieron manos a la obra empezaron con el rescate de las personas atrapadas, heridas,etc…y veo con profunda tristeza el caoz de los haitianos…que no se como expresarme…dios los ayude y termino con estra frase….”no hay como los mexicanos…”

  34. itsel dice:

    pues yo creo q fue un accidente muy feo q ocasiono muertes a muchas personas inocentes
    u_u
    desde hoy sigo pensando y dando lo mejor de mi cada dia x q nunca podemos saber el dia q momiremos.
    ASI Q TENEMOS Q DISFRUTAR CADA DIA DE NUESTRA VIDA Q ES MUY VALIOSA Y DAR LO MEJOR DE NOSOTROS A LOS DEMAS Y A NOSOTROS MISMOS
    n_n

  35. Perlita dice:

    Aquel 20 de septiembre de 1985, cuando ocurrió la réplica del terremoto, mi madre y yo estábamos solas en casa, en la calle República de Costa Rica, en el Centro, en un departamento rentado ubicado en un tercer piso. Con el conocimiento de todo lo ocurrido el día anterior, al sentir nuevamente el movimiento, enmedio de la oscuridad, sólo acertamos a abrazarnos y “refugiarnos” bajo el quicio de la puerta de mi recámara, rogando a Dios que aquello parara. En esos aciagos momentos, por nuestra mente pasó el pensamiento de que moriríamos juntas. Pero eso no ocurrió. Salvamos la vida, y contra la voluntad de ella, nos mudamos de ese lugar por todos los problemas inherentes al sismo. Después ella se conformó con el cambio y disfrutamos mucho tiempo juntas en la nueva casa. Hoy, 20 de septiembre, a 24 años de distancia, mi madre cumple exactamente 4 meses de muerta, por cáncer, y no pude evitar mirar su fotografía a las 7:48 de la noche, y hablarle evocando ese momento crucial. Como ustedes entenderán, tampoco pude evitar que mis ojos se nublaran por las lágrimas.

  36. Juan Antonio dice:

    Escribo desde Cuernavaca, en ese 1985 tenia 16 años, recuerdo el momento del temblor y despues del medio dia me entere de las consecuencias en el DF. Mi hermana como voluntaria se dedicó (en el zocalo de Cuernavaca) a organizar la ayuda de alimentos, ropa y mantas que esta ciudad ofrecia. De lo que supó fue que el camión que ella ayudo a cargar no llego a su destino final ya que en el barrio de Tepito lo detuvieron y le quitaron la mercancia, alegando que la ayuda no llegabaa tepito y ellos tambien la necesitaban.
    7 Años despues, trabajando yo en el DF, observando todavia ruinas dejadas por el temblor y conociendo gente de esa gran ciudad me entero de anecdotas y vivencias acaecidas durante ese sismo. Fue sorprendente la reacción del ciudadano de a pie ante la catastrofe y ante la ineptitud del gobierno, ojala y como Mexicanos tomemos estos ejemplos de solidaridad espontanea y podamos hacer cosas a favor de este gran país, a pesar del gobierno que tenemos….Viva México!!!!!!

    • César Roy dice:

      Juan Antonio,

      que viva muchos años este gran País. Gracias por tu aportación al foro.

      Un abrazo solidario a 24 años de esa catástrofe para los citadinos y para el País.

      César Roy
      Editor de alvolante.info

  37. Jesus Rangel dice:

    Buenos dias, hoy a unas horas de cumplir un aniversario mas de aquella tragica pagina en nuestra historia, no puedo dejar de sentir ese nudo en la garganta y de pensar una y otra vez que haria si sucediera algo similar (que esperemos nunca vuelva a pasar), y de escuchar como rechinaba la tuberia de la casa donde vivia con mis papas en Tlalnepantla Estado de Mexico. De lo rescatable de aquellos dias, sin duda fue la union de un pueblo el cual reacciono por instinto, esa union que nos hizo fuertes y que nos ha seguido haciendo para poder enfrentar todas las situaciones adversas que se nos han prasentado dia a dia. Doy gracias a Dios por habernos guardado con bien y por seguirlo haciendo, y le pido que bendiga a todos aquellos que fallecieron, pero en especial a quienes murieron tratando de rescatar a a alguien mas, a quienes murieron en el cumplimiento de su deber, deber civico y moral. Dios bendiga a los hermanos caidos y a quienes ayudaron, gracias Cesar!!

    • César Roy dice:

      Hola Jesús,

      muy trágicos días aquellos de 1985. Hoy tenemos otro terremoto que no es por el movimiento terrestre sino por el económico. El País está a punto de sucumbir luego de la crisis financiera ya arreglada para las empresas y los bancos de inversión y la banca comercial; la crisis económica es la que no tiene solución porque el Estado ya no tiene más recursos para inyectarle a la economía y, paralelamente, tenemos la crisis del empleo, la peor de todas. El Estado irresponsable ha bajado la producción de petróleo –dice que porque ya no hay más este recurso, pero eso es mentira, lo quieren privatizar para darles ese beneficio–. ¿Si no hay petróleo por qué Repsol de España sigue inviertiendo dinero en México?

      Ese otro terremoto ¿lo sabremos conducir?

      Gracias por tu participación.

      César Roy
      Editor de alvolante.info

  38. cesar rodriguez dice:

    aun recuerdo las puertas del ropero mecerse de un lado a otro, estaba en mi cama, y no sabia que pasaba, yo vivo al poniente de la ciudad, tenia 12 años y no conocia nada de sismos, pero en esa zona de tacubaya se sintio igual de fuerte, aunque no como en el centro, y nos levantamos rapidamente mi hermano y yo y mis papas ya se habian levantado y mi papa ya se iba a trabajar, en esos tiempos mi padre tenia un camion materialista, y pues se iba a hacer viajes de arena y grava, y vieron por las noticias de HOY MISMO como el temblor se ve justo en el momento que estaban transmitiendo, y de repente se va la imagen y nada………..mas tarde por otros canales y noticieros nos enteramos de el desastre, ruinas y edificios caidos por todo el centro de mi gran ciudad, muchos muertos y heridos y testimonios de gente que le toco estar ahi y poder vivir para contarlo, vecinos familiares y amigos deciden coordinarse para estar ahi, donde mas hacia falta ayuda, comida agua, una palabra de aliento para reconfortar a los ahi afectados, mi padre junto con otros colegas deciden ofrecer su ayuda para retirar escombro con sus camiones y mi madre y las señoras vecinas todas, amigas, tias, y mujeres en general deciden ofrecer su tiempo como voluntarias para ayudar en las labores de comida, agua, juntar ropa, calzado etc…de hecho un gimnasio nuevo que recien se habia estrenado por el rumbo, de nombre GIMNASIO G-3 ES UTILIZADO COMO ALBERGUE TEMPORAL a donde fueron llevados los afectados por el sismo que de repente se habian quedado sin nada, los mas afortunados, los menos con la irreparable perdida de haber perdido a sus seres queridos, recuerdo a una señora que decia que era costurera en uno de los edificios de calzada de tlalpan, que los jefes de las costureras las tenian encerradas en sus areas de trabajo y al momento del sismo, no les dejaron salir, y que murieron casi todas aplastadas, solo ella y otra compañera suya se salvaron pero la otra señora perdio la razon y solo decia “maty esta temblando tenemos que salir”, y no dejaba de repetirlo, se la llevaron unos medicos y no volvimos a saber mas de ella…….hoy tengo 36 años y un recuerdo inborrable de esos momentos eternos, cuidando a mis hermanos pequeños mientras mis padres se solidarizaban con mis hermanos en desgracia, como a ellos, un reconocimiento a todos aquellos heroes anonimos que sin pensarlo ofrecieron su esfuerzo en bien de aquellas victimas inocentes……………..

    • César Roy dice:

      César Rodríguez,

      gracias por compartir esta amarga experiencia, pero llena de vida, esperanza por lograr una solidaridad igual o superior a la que tuvimos en 1985. El terremoto fue otra forma de cambiar nosotros mismos.

      Un abrazo.

      César Roy
      Editor de alvolante.info

      …también estamos en Tele Fórmula, domingos a las 8.45 de la mañana con Mario Ávila!!!

  39. Orlando T. dice:

    Ramiro, tu comentario me dejo impactado, yo tenia cinco años cuando sucedió el terremoto, yo vivía en la torre Oaxaca, según recuerdo esta torre era gemela del Coahuila y no logro recordar todo con detalle, ni siquiera a ciencia cierta como era el departamento, pero recuerdo que todo lo que estaba adentro se cayo, paredes destruyèndose, y gente gritando afuera del departamento, bajando las escaleras como locos, en mi vago recuerdo escucho un gran estruendo, quizá es el sonido de cuando se vino abajo el Nuevo León, nuestro depto tambien daba hacía reforma pero de igual manera recuerdo a la gente gritando histérica, “se va a caer este edificio, ya se cayó el Nuevo León”, nunca lo vi, no podíamos salir porque se descuadró el marco de la puerta y costó mucho trabajo vencderla para salir por fin, al llegar abajo recuerdo gente corriendo hacia el lado contrario del Paseo de la Reforma, es decir, hacía donde estaban las ruinas del edificio derrumbado. Al día siguiente en la mañana regresamos al depto del piso 11 a recoger nuestras cosas, fue lo más dificil porque entre tres o cuatro adultos recuerdo que les costo mucho trabajo bajar tantas cosas de uso común, ningún mueble, estando allí abajo sobre reforma, de pronto se escuchaba que el Oaxaca estaba a punto de caerse, yo tenía cinco cortos años y aun así era aterrador. Y era cierto, el Oaxaca resulto ser de los edificios más deñados que no lograron caerse, estoy seguro que después del Nuevo León segúía el turno de caer al Oaxaca, quedó inclinado y según lo que me cuentan se podía ver claramente inclinado. Esa torre, a diferencia del Veracruz, Coahuila y el otro que no recuerdo su nombre, es el único de los cuatro que ya no existe, en el año de 1991, presencié su demolición y poco a poco iban destruyende uno a uno los pisos y recuerdo que un día conte y estaban justo tirando las paredes del piso 11, se veían aún los closets empotrados, y vi el de nuestro departamento. Quisiera algún día volver a entrar a algún departamento del Veracruz o Coahuila que eran iguales a mi edificio y recordar aquel misterioso departamente de mi infancia y que estuvo a punto de caer.

  40. RAMIRO CERVANTES PARRA dice:

    hOLA

    SI EN TLATELOLCO FUE TERRIBLE EL TERREMOTO YO VIVIA EN EL PISO 14 DE LA TORRE COAHUILA TENIA 8 AÑOS Y A UN RECUERDO COMO EL MOVIMIENTO DE LA TIERRA NO NOS DEJABA SOSTENERNOS EN PIE DEBIDO A LA GRAN SACUDIDA MIENTRAS EL YESO DEL TECHO ERA AGRIETADO Y DESPRENDIDO,, EL SONIDO DEL DESPRENDIMIENTO DE LOS AZULEJOS DEL BAÑO Y COCINA Y EL TRUENO DE LAS PAREDES CUARTEADAS UNICAMENTE ME DEJABAN VER QUE DE AHI NO SALDRIAMOS CON VIDA. TIRADOS EN EL SUELO MI PAPA MI HERMANO Y YO UNICAMENTE PODIAMOS ESPERAR EL FINAL. CUANDO POR FIN TERMINO EL MOVIMIENTO Y EL BRINCOTEO DEL EDIFICIO Y VER QUE LO QUE POR AÑOS ERA NUESTRO HOGAR ESTAB DESTROZADO PAREDES AGRIETADAS EL YESO DEL TECHO DESPRENDIDO , VITRINAS CON TODO HECHO AÑICOS TODO DESTRUIDO DENTRO DEL LUJOSO DEPARTAMENTO DE 3 RECAMARAS EN DONDE TODAS ESTABAN CON GRIETAS EN LAS PAREDES, AFUERA EL PANORAMA ERA MENOS ALENTADOR AL ASOMARME POR LA VENTANA AL PASEO DE LA REFORMA UNICAMNTE SE PRESENCIABA UNA GRAN NUBOSIDAD EN ESE MOMENTO NO SUPE QUE ERA, PORQUE SE VEIA ASI. EN ESO OI QUE MI PAPA DIJO “SE CAYO EL NUEVO LEON” VAMONOS DE AQUI NOS AGARRO A MI HERMANO Y AMI Y AL LLEGAR A LAS ESCALERAS NOS TOPAMOS CON UN PANORAMA A UN MAS FRUSTRANTE HABIA TROSOS DE ESCALEAS DESGAJADOS Y BAJAR DESDE EL PISO 14 DE LA GRAN TORRE ERA UN VERDADERO PANICO. WOW SIENTO A PESAR DE MI CORTA EDAD QUE ESAS IMAGENES ESTAN LATENTES EN MI MENTE COMO SI HUBIERA SIDO AYER. DECENAS DE VECINOS TAMBIEN ASUSTADOS COMO UN SERVIDOR SE APRESURABAN A DESALOJAR EL INMUEBLE PUES LOS GRITOS DE “SE CAYO EL NUEVO LEON ” NO HACIAN MAS QUE CAUSARNOS MAS PANICO. CUANDO POR FIN LOGRAMOS LLEGAR A TIERRA “FIRME” TODO ABSOLUTAMETNE ERA LLANTO, DESESPERACION LA GENTE EN BATA EN ROPA INTERIOR, EN TOALLAS CORRIA DESEPERADAMENTE Y AL VOLTEAR A MI ISQUIERDA Y VER QUE EL EDIFICIO QUE POR MUCHOS AÑOS HABIA SIDO VECINO DE LA GRAN TORRE COAHUILA ESTABA DESPOLOMADO ME HIZO ENTENDER LA GRAN MAGINITUD DE LO QUE HABIA PASADO LO QUE HIZO PAPA ES NO PERMITIRNOS VER ESAS IMAGENES Y COMO PUDO LLEGAMOS AL COCHE Y NOS LLEVO A CASA DE LA ABUELA EN EL ESTADO DE MEXICO.

    nUNCA VOLVI A LA TORRE COAHUILA ME DABA PANICO PONER UN PIE EN AQUEL INMENSO EDIFICIO QUE HABIA QUEDADO FRACTURADO EN SUS ESTRUCTURAS.

    HOY DIA PASO POR REFORMA Y VEO AQUEL EDIFICIO QUE FUE MI HOGAR ERGIDO AUN Y LO UNICO QUE DIGO ES “DIOS PROTEGE A ESA GENTE QUE VIVE ACTUALEMENTE AHI”

    nO SE COMO EL EDIFICIO SIGUE EN PIE SI POR DENTRO QUEDO DESTRUIDO UNOS SEGUNDOS MAS DEL TERREMOTO Y TLATELOLCO EN GENERAL HUBIERA DESAPARECIDO. Y YO CON EL…..

    • César Roy dice:

      Ramiro Cervantes,

      gracias por tu testimonio. Desde la óptica de un niño de ocho años, y ahora de un adulto que vivió esa terrible experiencia del terremoto mexicano en 1985, se ven diferentes algunos aspectos.

      En ese año los defeños tuvimos el espíritu de solidaridad, otra vez ante un gobierno incapaz de sortear el grave problema. Nosotros, la sociedad civil, tomamos la iniciativa para ayudarnos unos a otros. La autoridad corrupta del México de 1985, cuando un señor De la Madrid prometió desde la campaña “la renovación moral de la sociedad”, fue rebasada. Hombres se bajaban de su auto para ayudar a la circulación de los vehículos en esquinas con semáforos sin funcionar. Otros dábamos aventón a quienes esperaban el trolebús que se quedó sin energía eléctrica. Más ayudaron a remover escombros. Los hombres-hormiga se volvieron famosos a nivel internacional y de hecho participaron en otros países en el socorro de víctimas similares.

      Ojalá el otro terremoto, el de tener conciencia para quitarnos de encima a tantas autoridades corruptas y tantos empresarios corruptos, sea operativo también.

      Un abrazo solidario.

      César Roy
      Editor de alvolante.info

  41. FREDDY dice:

    10 DIAS MAS DE ESE DIA FATAL LLEGUE AL MUNDO,Y MUCHOS SE FUERON,ERES AFORTUNADO DE CONTAR ESTO QUE PASO Y SIEMPRE DANOS HA CONOCER LO QUE NO CONOCEMOS,DIOS LOS BENDIGA.

  42. HOLA NAVEGANDO POR LA INTERNET,DI CON ESTA PAGINA.SOY ORGULLOSAMENTE CHILANGA, AUNQUE HOY VIVO EN EL NORTE DEL PAIS(Y APEZAR DE ESA FRASE TAN HORRIBLE:”SIQUIERES CHIHUAHUA, MATA AUN CHILANGO…”HE SOBREVIVIDOMAS DE 20 AÑOS AQUI.EN SEPTIEMBRE DE 1985 YO ESTUDIABA EN EL C-C-H.SUR, NO RECUERDO QUE SEMESTRE.ESE DIA EN CASA SENTIMOS ESE MOVIMIENTO QUE HOY VUELVE A MI.ESTABAMOS OLLENDO EL PROGRAMA DE “BATAS PILLAMAS Y PANTUFLAS”MUY AMENO.Y EN ESE MOMENTO ENPESO ACORTARSE LA TRANSMISION.POCO DESPUES NOS ENTERAMOS QUE ESA ESTACION DE RADIO TAMBIEN HABIA SIDO AFECTADA Y MUCHAS PERSONAS HABIAN FALLECIDO, YO TODAVIA ERA UNA CHVALA,MI FAMILIA ES MUY NUMEROSA Y DESPUES DE LA REPLICA DEL DIA SIGUIENTE.DECIDIERON MIS PADRES Y MIS HERMANOS MAYORES JUNTO CON CUÑADOS Y CUÑADAS LLEVAR AYUDA, MANO DE OBRA, ASI QUE SE ORGANIZARON Y SE FUERON LOS HOMBRES A TRABAJAR DURO Y LAS MUJERES A LLEVAR COMIDA,COCINAR,ETC.YO COMO ERA LA MENOR ME QUEDE CON MIS SOBRINITOS.CUIDANDOLOS Y ATENDIENDOLOS, NOS PUSIMOS A JUGAR A LAS ESCONDIDILLAS.Y TODOS NOS ESCONDIAMOS MUY DIVERTIDOS ESTABAMOS …CUANDO UNA DE MIS SOBRINAS DE NOMBRE ROSA GRITO…!¡TIA GUICHO SE CALLO A LA CISTERNA..!…ERA MI SOBRINITO DE 2 AÑOS APROXIMADAMENTE….YO SIN MEDIR CONSECUENCIAS…..CORRI…Y LA TAPA DE LA CISTERNA ESTABA TAMBALEANDOSE PELIGROSAMENTE POR LA MITAD….ASI QUE LA QUITE…Y ME LANCE A BUSCAR AMI SOBRINITO…..¡GUICHO DONDE ESTAS!..PERO NO OIA NADA NI VEIA NADA, TODO ESTABA OSCURO….YO DESESPERADA…VOLVI AGRITAR Y ENTONCES EMPECE A OIR COMO MANOTEABA MI NIÑO….Y LE VOLVI A GRITAR…¡GUICHO DONDE ESTAS!?Y EL MERESPONDIO TIA…!YO NO SABIA NADAR ASI QUE ME TOME MUY FUERTE DE UNA BARILLA Y EN ESE MOMENTO VI UN RAYO DE LUZ, QQUE ME PERMITIO VER A MI SOBRINITO….ME ESTIRE LO MAS QUE PUDE Y ALFIN LO PUDE AGARRAR…YO PIENSO QUE DIOS ESTUVO AHI TODO EL TIEMPO…EL ME AYUDO A SALVAR A MI SOBRINO..LA CISTERNA MIDE DE ALTA UN POCO MAS DE 2 MTS.DE ALTO Y YO SOY CHAPARRITA .ESA HISTORIA ATERRADORA SE LAS CUENTO PUES DIOS APEZAR DE QUE TENIA TANTO TRABAJO ESE DIA…ENVIO A SUS ANGELES A AYUDAR, ESOS ANGELES FUERON TODAS LAS PERSONAS QUE SIN DESCANSO APOYARON A LOS QUE EN ESE MOMENTO ESTABAN MAS BULNERABLES.DIOS ESTUVO CON MI FAMILIA,PUES MIENTRAS ELLOS AYUDABAN QUITANDO ESCOMBROS Y COCINANDO,TAMBIEN AQUI HUBO UNO O VARIOS ANGELES QUE ME AYUDARON A SALVAR A MI NIÑO.QUE TRISTE HUBIERA SIDO QUE MI FAMILIA REGRESARA…Y ENCONTRARSE CON DOS MUERTOS….HOY MI SOBRINO YA TIENE..NO SE CUANTOS AÑOS…PERO YA FORMO SU FAMILIA MARY SU ESPOSA, MICHEL SU NENA Y BRAYAN SU PRIMOGENITO…DIOS BENDIGA A TODAS LAS PERSONAS QUE VIVIERON SITUACIONES DIFERENTES, Y APESAR DE SUS PROBLEMAS TUVIERON UN TIEMPO PARA SUS PROGIMOS. Y ESTOY SEGURA DE QUE TODOS AQUELLOS QUE SE FUERON, ESTAN CON DIOS….

  43. Gisela Zapata dice:

    ¿Sucede que sólo las desgracias naturales mueven a este país? Necesitamos otro temblor para ofrecer nuestras manos o no es suficiente que a más de 23 años de esta desgracia el terremoto de una infinita escala de “narcos” aterroriza a este país que la falla, igual que la de San Andrés, cubre de norte a sur y además, de este a oeste.
    O es de esos temblorcitos que se dejan venir poco a poco hasta que este pobre pueblo esté total y silenciosamente derrumbado.
    Todo mundo habla de la solidaridad de aquél entonces, ¿dónde está ahora?
    Y el narcotráfico es sólo un tema.
    Se sigue tirando basura; se sigue dando “mordidas”; se siguen aceptando alzas en los precios de todo. El desempleo, el regreso de paisanos que la única vacante está en el narco… Se sigue guardando silencio, o será que las manos siguen hablando pero a señas, cuando hay que gritar.

  44. paco dice:

    HOLA
    QUISIERA CONTAR MI RELATO DE ESTA FECHA TRISTE Y CON MUCHO DOLOR YO ESTABA EN LA SECUNDARIA HIBA EN 3 GRADO CUANDO EMPEZO EL TEMBLO NOS FORMARON EN LOS PASILLOS Y DESDE EL 2 PISO DE LA ESCUELA PUDE VER COMO SE CAI EL EDIFICIO CHIHUAHUA YA CUANDO MIS PADRES FUERON X MI PUDE VER POR LAS CALLES DE MI VIEJO BARRIO TEPITO TODO EL DAÑO QUE HABIA CAUSADO EL TEMBLOR COMO SABRAN EN TEPITO EN ESAS FECHAS ERAN MUCHAS VECINDADES VIEJAS LAS CUALES NO AGUATARON VI MUCHA GENTE QUE DORMIA Y NO DESPERTO POR QUE SE LES CAYO EL TECHO DE SU CASA ME TOCO VIVIR X 2 DIAS EN CAMPAMENTOS DE DAGNIFICADOS CON 3 BAÑOS PARA MAS DE 20 FAMILIAS HASTA QUE MI PAPA PUDO SACAR SUS AHORROS DEL BANCO Y COMPRO UNA CASA A LA CUAL NOS FUIMOS HIBAMOS 2 O 3 VECES ALA SEMANA A TEPITO YA QUE MI PAPA TENIA SUS NEGOCIOS AHI Y ME TOCO APOYAR A LA GENTE DE TLATELOLCO Y VI RELAMENTE QUE COMO PAIS SOMO GENTE GRANDE NO HABIA RENCILLAS NI PROBLEMAS SOLO MANOS DISPUESTAS A AYUDAR SIN EL MENOR INTERES QUE ESO AYUDAR ME TOCO VER AL SR PLACIDO DOMINGO CON PICO Y PALA TRABAJAR QUITANDO PIEDRA Y PAGAR LOS 3 ALIMENTO DE LA GENTE QUE AHI ESTABA

    DESPUES DE VER A MI PAIS SACUDIDO POR EL TEMBLOR DE 85 Y DEVASTADO POR TANTO PRESIDENTE CORRUPTO DIJO MEXICO QUE GRANDE ERES Y QUE GRANDE ES TU GENTE

    SALUDOS

  45. César Roy dice:

    Ricardo,

    gracias por tu participación. Ahora que vengas a México, D. F. no dejes de estar en contacto con la página para intercambiar puntos de vista sobre la comunicación.

    Saludos.

  46. César Roy dice:

    Susana.

    gracias por compartirnos su vivencia como niña aquel 19 se septiembre. Debemos perder el miedo y darnos el valor de cambiar a nuestro país. Nadie de afuera lo va a hacer; al contrario, para muchos externos está bien “tomar” a México con esta situación que vive de caos.

  47. Ricardo dice:

    En verdad que me he quedado sin palabras, te lo digo, porque a pesar de no ser capitalino ni haber vivido este terrible acontecimiento, pudiste proyectar y transmitirme lo que sentiste. Soy estudiante de Comunicación y comparto contigo el compromiso que todo comunicador tiene con la sociedad, yo la verdad me hubiera corrompido. Te admiro por haberte mantenido en pie y ayudar, como debe ser. Cerré por un momento mis ojos y traté de imaginarme lo que sintió la gente que estuvo enterrada bajo los escombros durante tantas horas y días, no sobrepase ni 10 segundos, los abrí con una sensación de terror, al imaginarme (que por supuesto jamás se podra comparar con lo que ellos sintieron), al imaginarme fracturado, con heridas graves, sin alimento, sin luz, sin alguien que me ayudara, y a pesar de eso, haber sobrevivido, en serio…no tengo palabras. Tengo 22 años, nací un año después del temblor, tengo intenciones de irme a la Ciudad de México a estudiar mi posgrado, y un fenómeno, de este tipo, que ocurrió hace 23 años, me hace sentir pánico y pavor. Gracias por compartir tu experiencia. Saludos desde Tampico

  48. SUSANA VELAZQUEZ dice:

    Hola, he leido con profundo interés su relato, de verdad es muy bueno. Quisiera compartir con ustedes los que a mis cortos 9 años de edad (que tenia entonces) vivieron. Efectivamente era temprano y me bañaba alistandome para ir a la escuela, por coincidencia se festejaría mi cumpleaños al día siguiente, me vestí y tratamos de ir a la escuela de manera cotidiana, Oh, sorpresa algo extraño sucedia, por mi domiclio de aquel entonces “no paso nada”, bueno nada que los ojos pudieran observar, lo que sí sucedió fue aún más terrible, yo sabía a mi escasa edad que algo no estaba bien,(aunque mi preocupacion en aquel entonces era el festejo de mi cumpleaños). No paso mucho tiempo para darme cuenta que lo que había sucedido era terrible, ambulancias, brigadas de ayuda, dolor, llanto, desconcierto, incertidumbre, etc. A los 9 años de edad descubrí el olor a muerte.

  49. Julieta dice:

    Saludos. Formo parte de Protección Civil y por ello solicito testomonios de sobrevivientes de desastres: terremotos, huracánes, inundaciones, erc. Las vivencias de cómo lograron conservar su vida, no se encuentra en ningún manual del mundo. Su experiencia es muy valiosa, puede salvar la vida de muchos. Favor de enviar mail a Mewlusinamx@hotmail.com. Gracias

  50. Oziel González dice:

    Hola Muy buen día

    realmente es un relato muy emotivo que muestra la realidad de las cosas, actualmente tengo 19 años, no alcancé ese temblor, pero me he dado cuenta a través de ello que la cultura mexicana es rica!!! y es una cultura que realmente tenemos que conservar, ese sentimiento de nacionalismo que se combina con una fuerte solidaridad no se debe de cambiar por nada.

    sé que fue muy difícil y sigue siendo una herida abierta en nuestra historia que los capitalinos aún no han podido superar, soy oriundo del norte del país, pero si en mis posibilidades hubiera estado el ayudar a los hermanos de la capiital lo hubiera hecho.

    Aqui en el norte circula una frase, “Haz Patria y Mata un Chilango” realmente esa frase me enerva ya que no es posible que piensen eso de la gente que vive en el mismo país y que además comparte el mismo idioma y el mismo nacionalismo que nosotros, somos un mismo país una misma raza, la raza de bronce, de la cual nos debemos de sentir orgullosos, que nos levantamos, la población sí!!! pero los gobernantes son los que nos están destrozando las rodillas al estarnos aplanando con su tipo de política que no lleva a nada en la cual nosotros pensamos que elegimos al mejor candidato con las mejores ideas pero las promesas de campaña nunca llegan a ser realidades

    Espero que mi comentario sea aceptado por usted y sé que así como el 2 de Octubre no se olvida, el 19 de Septiembre de 1985 tampoco.

  51. César Roy dice:

    Sí, Gustavo. Fue un terrible acontecimiento para los mexicanos, sobre todo los que habitamos el D. F. Pero ese día se vio el real sentimiento de solidaridad. Jacobo Zabludovsky bajándose de su Mercedes-Benz para entrevistar a la gente pobre y sentir un nudo en la garganta.

    La sociedad civil, el México unido por la adversidad, nosotros y no aquellos.

    Gracias por participar en este espacio que, a diferencia de las páginas de Internet, nos deja platicar y dar a conocer nuestros puntos de vista.

    Un abrazo también para ti.

  52. Gustavo Palacios dice:

    Tengo que reconocer que la palabra sismo y 1985 me ponen la piel de gallina pero tu narración es muy emotiva. Felicidades y suerte que para nosotros esto sea un recuerdo y no seamos nosotros los recordados.

    Un abrazo.

    • jorge martinez dice:

      es muy trsite todas esas historias que narran sobre lo ocurrido en el terremoto de 1985 tengo 33 anios y narrare mi historia tanto personal y la que mis padres vivieron eso trajico dia saludos


Comparta su opinion

Mande su comentario

 

CAFE AL VOLANTE

César Roy

César Roy

Presentan hoy Super Copa Telcel con nueva categoría con motores V8, algo así como vehículos tubulares con carrocería de fibra de vidrio y que traerían motores para marcas como Audi, BMW, Mercedes... Veremos. También el serial tendrá autos fórmula (pensamos son aquellos 1.8 L con motor Renault) y unos camiones clase 4 de la marca Freightliner, además de motos. Ya informaremos... Buen café.

Leer más

MAXIMO AGARRE

Gabriel Covelli

Gabriel Covelli
El próximo domingo 23 de noviembre se llevará a cabo la última carrera de la Fórmula Uno de la presente temporada, misma que ha sido ampliamente dominada por el equipo Mercedes. De hecho, el equipo alemán capturó la corona de Constructores hace tres Grandes Premios, mientras que el título Mundial de Pilotos se definirá en este último capítulo entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg, ambos conductores de las Flechas Plateadas W05 alemanas.
Leer más

AL VOLANTE EXPRESS

Ing. Juan Santillán

Juan Santillán
Gerente de Programas de Desarrollo de Producto de Ford de México

México: A demostrar de qué estamos hechos.
Desde hace varias décadas, México ha sido reconocido por su gran calidad en la industria manufacturera y podemos afirmar que en lo que se refiere al sector automotriz, “lo hecho en México, está bien hecho”.
Leer más

EL TALLER DE ALEJANDRO (II)

Alejandro Díaz

Alejandro Díaz

Leer más

FORO DE LLANTAS

Consulta de articulos por mes:

© 2014 ALVOLANTE.INFO.